La pandemia del coronavirus llegó sin aviso, y con ella, la necesidad inminente de muchas empresas de fortalecer sus canales virtuales y vínculos con sus clientes con el fin de continuar sus operaciones de conformidad a las nuevas medidas de bioseguridad que impuso la coyuntura.

En este sentido el uso de soluciones tecnológicas cobró relevancia y obligó a algunas compañías que venían retrasadas en su proceso de digitalización, a acelerar este proceso con el fin de cumplir con las nuevas demandas que especialmente exigían respuesta del sector de los servicios públicos, teniendo en cuenta que por su naturaleza es un gremio que no puede parar actividades.

Jesús Andrés Sánchez, vicepresidente de marketing de Open, la compañía de software especializada en servicios públicos y comunicaciones explica que en este caso, las empresas debieron responder de forma ágil a las nuevas medidas del Gobierno como los procesos de reconexión a usuarios, los alivios económicos y métodos de financiación y algunos subsidios sin necesidad de hacerle mayores cambios al software que venían manejando anteriormente.

“Las empresas del sector de servicios públicos tienen una alta complejidad interna. Básicamente reúnen tres mundos: la ingeniería, que son las redes que garantizan el servicio; los procesos administrativos y financieros; y la atención al cliente para los procesos de consumo o facturación que en ese mundo es que estamos nosotros como solución tecnológica que facilita este tipo de procesos”, explica Sánchez.

De esta manera mediante la tecnología se busca manejar integralmente la empresa mediante una visión holística y darle las herramientas para que puedan afianzar sus canales de atención remotos y de esta manera entregarle a los usuarios facilidades para acceder a los alivios y demás aspectos a los que tienen derecho sin salir de casa.

“Este tipo de soluciones cobran vital importancia porque se mejoran los procesos de comunicación con los clientes. Es hacer lo correcto en el tiempo correcto, entregar información certera y de manera oportuna. Este tema de la pandemia ha acelerado el proceso de digitalización de empresas y entre los cambios que estamos viviendo la población va a quedar acostumbrada al ahorro de tiempos y desplazamientos. Tendremos que enfrentarnos a cambios regulatorios y las empresas que no lo han hecho tendrán que hacerlo”, afirma Sánchez.

En este sentido, según refiere, las empresas tendrán que apostarle a la omnivirtualidad y a no depender de la comunicación presencial. “Habrá que cambiar dinámicamente los cálculos de los consumos, los medidores tendrán que tener procesos automáticos y tendremos que brindar herramientas para que las casas se conviertan en oficinas”, puntualiza.

De esta manera, a la par que se sortean las limitaciones generadas por la pandemia, se abre paso a nuevo modo de funcionamiento de las empresas de servicios públicos, que de la mano de la tecnología avanzan hacia su modernización.

Julie González

Tomado de El Universal