De acuerdo con la cabeza del sector energético, éste podría contribuir a impulsar la reactivación económica. En energía, hidrocarburos y energía hay proyectos para ejecutar que suman $40 billones.

María Fernanda Suárez, ministra de Minas y Energía.
María Fernanda Suárez, ministra de Minas y Energía.

La ola de protestas que desataron algunos cobros desmesurados en las tarifas de gas y electricidad ha comenzado a atenuarse, y la ministra de Mina y Energía, María Fernanda Suárez, anunció que es posible que las ayudas a los usuarios se extiendan hasta julio.

Las inversiones en minería, hidrocarburos y electricidad podrían contribuir a impulsar la recuperación de la economía afectada por la pandemia del COVID-19. En diálogo con El Espectador, la ministra de Minas y Energía señaló que hay proyectos por ejecutar que suman $40 billones.

¿Qué está pasando con las tarifas eléctricas y de gas? ¿Por qué tantas reclamaciones de los consumidores?

Hay varias cosas que es importante explicar. Lo primero es que apenas se declaró el aislamiento obligatorio las empresas estaban en su etapa inicial de implementar los protocolos, lo que llevó a hacer muchas de las mediciones por promedio. Eso estaba contemplado y generó varios problemas. El 22 de abril prohibimos que se hiciera el cobro por promedio y a partir de esa fecha es obligatorio que vayan hasta el predio, hagan la medición en el sitio y que cobren lo real. Seguramente habrá devoluciones de estos consumos ahora en los meses de junio y probablemente en julio.

Ese fue un factor. El otro es que, como todos saben, una parte de la factura depende del precio de la electricidad en la bolsa y esos precios cambian; además, se presentaron algunos aumentos derivados de las menores lluvias que hemos tenido en el país. Entendiendo el sentimiento de los usuarios, la decisión que tomamos es de congelar las tarifas y que durante esta temporada no haya un incremento, por lo tanto, en las tarifas el costo del kilovatio por hora no puede ser superior al costo del kilovatio hora en mayo. ¿Se ha detectado abuso de algunas empresas? Eso es algo que tiene que estudiar la Superintendencia de Servicios Públicos, que ha estado haciendo un monitoreo permanente, recibiendo las quejas de los usuarios e investigando la situación, y esa es la autoridad competente para ver el cumplimiento por parte de las empresas. Siempre estaremos, como Gobierno Nacional, protegiendo los intereses de los usuarios.

¿Qué otros mecanismos está evaluando el Gobierno para ayudar a los consumidores de menores ingresos y garantizar la caja de las empresas?

Dimos unos alivios a los usuarios de los estratos 1 y 2, que no pueden pagar su factura. Vamos a evaluar si es necesario extenderlos al mes de julio. Para los estratos 1 y 2 está la facilidad de diferir a 36 meses y a cero costo. Para los estratos 3 y 4 se puede diferir a 24 meses. Todo ese paquete de ayudas estuvo para abril y mayo, y ahora lo extendimos a junio, lo que significa una línea de financiación de cerca de $2 billones que se va a extender vía Findeter, pero que son recursos que pone el Gobierno Nacional. Y sobre la liquidez de las empresas, sacamos una resolución en abril que hace que los comercializadores tengan la posibilidad de pedir financiación del 20 % al resto de la cadena, es decir, a los transmisores y a los generadores, para que sea toda la cadena eléctrica o la de gas la que soporte esas necesidades financieras de las empresas.

¿El Gobierno está al día en el pago de los subsidios eléctricos y de gas?

Nosotros teníamos rezagado el pago del último trimestre de 2019, y una de las medidas de choque que tomamos es que en abril pagamos todo lo atrasado, así como los meses de enero y febrero. Eso significó un giro a las empresas de más de $1 billón que les hicimos en marzo y abril, que también ayudó para mejorar la caja en las impactadas por el menor recaudo que se está presentando.

¿Está el sector eléctrico preparado para responder a las necesidades de la pandemia que se sigue extendiendo?

El sector está preparado. Cuando uno ve el comportamiento del sector, este ha sido ejemplar; lo primero que hicimos fueron las reconexiones, que han favorecido a 85 mil familias que se habían desconectado por falta de pago y más de 70 mil en gas. Uno de los primeros temas que hubo que atender con mucha rapidez fue asegurar la continuidad operativa de todas las empresas y de la prestación del servicio, lo que se ha hecho con éxito. Desde el punto de alivios financieros, hemos atendido con mucha rapidez desde el mes de abril, cuando se sacaron las medidas y apenas llevábamos tres semanas de aislamiento.

¿Está garantizada la confiabilidad del sector eléctrico?

En el tema de la confiabilidad del sector eléctrico no vemos ninguna alerta que nos preocupe. Todas las plantas térmicas han manifestado que están disponibles, que tienen combustible y la asistencia técnica para seguir atendiendo el mercado. La alerta que ha sonado en confiabilidad es que no hay riesgo de racionamiento en el corto plazo y que las alarmas que están sonando es justamente para evitar que vayamos a tener una situación apretada en el verano del inicio de 2021. Los embalse sí llegaron a un nivel muy bajo, 31,5 %, y se necesita que para el 1° de diciembre esos embalses estén en cerca del 70 %. El Ideam nos dijo que junio y julio iban a ser unos meses muy secos, como si hubiéramos estado en un fenómeno de El Niño. Entonces, cuando vimos esas dos situaciones hicimos un llamado a que tuvieran una política de embalsamiento y hasta el momento ha funcionado. Desde el Ministerio de Minas y Energía y la CREG estamos monitoreando el comportamiento de los embalses y si vemos que hay una alarma de riesgo que requerirá una intervención de parte nuestra, no dudaremos en hacerlo.

¿No se ha descartado que pueda presentarse un apagón para comienzos de 2021 cuando se espera que comience el rebote de la economía?

No, no veo un apagón. Lo que necesitamos asegurar es que lleguemos el 1° de diciembre a un nivel de embalse que nos dé confiabilidad y disminuya el riesgo. De manera anticipada estamos tomando medidas desde ya. No estamos previendo un apagón. Si en algún momento vemos que se eleva el nivel de riesgo, vamos a intervenir para evitar a toda costa esa situación. Hoy tenemos todos los mecanismos y las posibilidades técnicas para prevenir esa situación, por eso, de manera anticipada, lo estamos haciendo.

¿No está descartado que el Gobierno intervenga el mercado eléctrico?

No está descartado.

¿En qué sectores se ha visto la recuperación del consumo de energía o sigue a la baja?

Sí vemos que hay una senda significativa desde el momento del aislamiento obligatorio que tuvimos a finales de marzo y principios de abril, en donde hubo mayor caída en la demanda eléctrica. Vemos que la caída de consumo eléctrico está más concentrada en industria y comercio. Lo mismo pasa con el tema de gas y combustible.

¿Los proyectos de las energías renovables no convencionales han presentado problemas en su ejecución por la pandemia?

No he recibido información de retrasos en los proyectos de generación. Sí creería que donde se puede demorar la ejecución es en el tema de la consulta previa de las líneas de transición, ahí tenemos un retraso de la consulta previa de la línea colectora, que es fundamental.

¿Ayuda a la recuperación de la industria petrolera el repunte que ha tenido el precio del crudo en las últimas semanas?

Nosotros habíamos tenido unos estimados de inversión al inicio de 2020 de entre US$5.000 y US$6.000 millones, lo que nos iba a llevar a una producción de cerca de 900 mil barriles. Que el barril esté por encima de US$40 ayuda mucho. La producción va a estar alrededor de los 800 mil barriles, que es una caída significativa de 100 mil barriles y en términos de inversión nuestra expectativa es que estemos por el orden de entre US$2.000 y US$3.000 millones. En otros frentes del sector minero tenemos proyectos que suman cerca de $40 billones en minería, hidrocarburos y energía. Por ejemplo, en energía tenemos proyectos listos por $17 billones y esos están en el tema de generación en donde está lo adjudicado en la subasta del año pasado, que son más de 12 proyectos, además hay varias iniciativas de transmisión y tenemos todas las inversiones listas para distribución eléctrica. Este sector va a ser una fuente de recuperación muy importante, desde el punto de vista de empleo e inversión.

¿Los nuevos precios del crudo reviven el interés por el “fracking”?

Creo que en este momento los pilotos (de fracking) no eran dependientes de los precios. Sin duda eso aprieta las capacidades de inversión de las compañías. Lo que las empresas nos han manifestado es que aún sigue estando dentro del presupuesto de las compañías.

¿Qué va a pasar con los precios de los combustibles?

Estamos monitoreando todo el tiempo el precio de los combustibles. Hay mucha volatilidad en el precio (del crudo), como en la tasa de cambio (dólar) y consideramos que lo mejor es que parte del objeto del Fondo de Estabilización es no trasladar esa volatilidad a los colombianos, por eso estamos monitoreando. No hemos observado cambios que nos hagan generar otras modificaciones.

¿Cómo va el programa de solidaridad Comparto mi Energía?

Es una plataforma que lanzamos para apoyar a las personas a través del pago de las facturas. Si bien existen las ayudas, hay muchas personas que están pidiendo ayuda con el pago total y es una manera muy efectiva de ayudar a la gente. Hasta ahora tenemos 375 aportes en esa plataforma que comenzó la semana pasada y estamos pagando las facturas eléctricas a varias personas con esos recursos. La plataforma permite escoger el género, la actividad, el estrato y también si usted le quiere pagar a alguien la factura los puede hacer por la plataforma Te Paga. También se estableció que las empresas de servicios públicos dentro de la factura solicitaran un aporte voluntario de los estratos 5 y 6.

Jorge Sáenz.

Tomado de El Espectador