La sola reapertura de actividades productivas no va a generar automáticamente una mayor demanda de energía. La cuarentena va a tener efectos en el ciclo de pagos de toda la cadena, lo que va a afectar el flujo de caja de las empresas en los distintos renglones energéticos, advierten.

 

Menor demanda, bajos precios de la energía, situación de caja de las compañías por cuenta de las medidas de emergencia que ha tenido que adoptar el gobierno, todo estas acciones afectan al sector energético colombiano por cuenta del covid-19 y que fueron evaluadas en la conferencia virtual convocada por el Consejo Mundial de Energía Colombia.

“Este tipo de ejercicios permiten a todas las compañías y expertos, tanto del sector privado como del público, tener elementos de análisis serios y oportunos para enfrentar el futuro inmediato que nos plantea esta contingencia, no solo en Colombia sino en el mundo”, dijo Daniel Diaz, secretario técnico del Consejo.

 

En el evento se concluyó que en el sector energético colombiano se vienen analizando a profundidad y con monitoreo permanente las consecuencias del covid-19, y las medidas que se han adoptado desde el gobierno en materia de pagos, tarifas y ayudas, en los rubros de energía y gas natural.

Con preocupación se advirtió que los niveles de los embalses que estaban en promedio en 75% en agosto de 2019, pueden estar llegando en las últimas semanas a promedios de 31%, mínimos históricos.

Se determinó que los precios descendentes de la energía en la bolsa pueden estar cayendo hasta en un 50%, factor que obedece al impacto del aislamiento obligatorio, traducido en una menor demanda, sobretodo del sector industrial y comercial, no así del residencial.

Se estima que en la industria estaría bajando la demanda en un 30% por confinamiento y parálisis del aparato productivo. La sola reapertura de actividades productivas no va a generar automáticamente una mayor demanda de energía, admiten expertos.

“Sería ingenuo pensar que la demanda se va a comportar a los niveles de precios normales ahora con las restricciones por el covid-19”, señalan. La cuarentena va a tener efectos en el ciclo de pagos de toda la cadena, lo que va a afectar el flujo de caja de las empresas en los distintos renglones energéticos.

Recuerdan los informes que en condiciones normales, la demanda de energía en Colombia estaba en el orden de 210 gigavatios hora/día. Y en este momento ha caído a promedios de 170 gigavatios.

El análisis del sector energético alerta sobre que al bajar la demanda hay un riesgo que los comercializadores no logren vender sus excedentes al precio de bolsa que habían calculado inicialmente y, por consiguiente, pudieran tener ingresos negativos.

Tomado de El Espectador