Durante el confinamiento hay más gasto. Atienda estas recomendaciones porque la cuarentena sigue.

Por estos días, cuando empiezan a llegar los recibos de los servicios públicos con las cifras que reflejan el mayor uso de los mismos debido a la permanencia de las familias completas, la mayor parte del tiempo en las casas, los colombianos están preocupados por el incremento en las cuentas.

Desde el Gobierno se habla de alivios en los pagos, pero principalmente, estas ayudas están dirigidas a los estratos vulnerables. Por ello, es clave empezar a pensar en implementar estrategias en cada hogar para controlar al máximo que las cifras a pagar no lleguen a incrementar tanto, porque el contexto general es de crisis económica. Estas son algunas ideas de Liberty para controlar el desbordamiento del gasto en servicios públicos, porque la cuarentena sigue.

• Desconecta. Las tomas de luz en aquellos electrodomésticos que no se estés utilizando,  suman, lo mismo que los cargadores de celular, computadores, multitomas, entre otros. Por mucho afán que tenga, no olvide desconectar lo que no estás utilizando.

La penumbra es interesante. No se trata de vivir a oscuras, pero ya que estamos en emergencia recuerde apaga las luces de las habitaciones, la cocina, el baño o de otros lugares si no está en esos espacios. Intente volver esto un hábito que haga casi sin darse cuenta.

Alíese con el sol. La alternativa de aprovechar la luz del día para adelantar todas las tareas que tiene pendiente por realizar, le beneficia inclusive para su salud general y, en particular para su salud visual. Si está adelantado sus labores en teletrabajo busca esos espacios que te permitan no hacer uso de la luz artificial.

Eléctrico o gas. El gas puede resultar un servicio más económico, sin embargo, hay muchos hogares que tienen ducha eléctrica. En todo caso, en pos de ahorrar luz, agua y gas, sea cual sea la conexión de su ducha, procure darse duchas cortas, de no más de 5 minutos, de esa misma forma ahorrarás agua.

La llave abierta, no tanto. Hay que lavarse las manos varias veces al día. Esa es la nueva cultura que hay que adoptar en medio de la pandemia, pero no es necesario dejar la llave abierta todo el tiempo. Mucho menos, si la actividad que está realizando es el lavado de dientes o la afeitada.

En la cocina puede también ahorrar. Para lavar la loza primero enjabone todos platos con la llave cerrada, luego de ello enjuague todo de una sola vez. Lo que se ahorrará se verá en su recibo.

Reuse el agua. En el baño, por ejemplo, hay forma de reusar el agua de la ducha en el inodoro.

Cuidado con las fugas de agua. Revise periódicamente que no haya fugas de agua en los baños o lavaplatos.

Ojo al cerrar las llaves. Evita que las llaves de agua queden goteando, ciérralas bien.

El lavado de futas y verduras. En vez de hacer a llave abierta, utilice un balde o cualquier otro recipiente con agua. Posteriormente, esa misma agua le servirá para regar las plantas.

Con el gas, cómo ahorrar.  Aunque usted no lo crea, el tamaño de la olla incluye. Si el tamaño es más pequeño que el de la hornilla se escapará el calor. Y si, por el contrario, el tamaño de la olla rebasa el de la hornilla, se tardará más en calentar y el gasto de gas será mayor.

La tapa es clave. Permitirá que el calor no se escape y de igual forma el tiempo en calentarse será menor.

Si ya hirvió, qué espera para apagar. Cuando se hierve un alimento y se llega a la temperatura más alta (100°C) ya no se va a calentar más. Lo que sucede ahí es que  empezará a evaporarse el líquido. A partir de ese punto solo estará desperdiciando la flama y por lo tanto el gas.

Prepare ciertas cantidades. Es cierto que muchas familias prefieren la comida fresca y recién preparada, pero hay alimentos que se pueden preparar para toda la semana y no cambian de sabor. Además de ahorrar gas, ahorrará también tiempo que puede usar en otras actividades.

Tomado de El Tiempo