Ahora el MinTIC deberá definir cuáles operadores empezarán los ensayos y en el tercer trimestre de 2021 se haría la asignación de banda de 3.500 MHz.

Claro radicó ante el Ministerio de las TIC la manifestación de interés en el proceso para realizar pruebas piloto que usen las tecnologías móviles 5G, en bandas de frecuencia superiores a 3.300 MHz.

El pasado 5 de diciembre, el Ministerio lanzó el plan de acción definitivo de adopción de 5G en Colombia, planteando cuatro líneas de acción en las que se cuenta la identificación de retos regulatorios o normativos para el despliegue, la actualización, la estimulación de la demanda y oferta de aplicaciones y servicios que requieren de la tecnología 5G, y la identificación de los lineamientos de seguridad digital.

Esto bajo la Resolución 3209 de 2019 que permite a los operadores hacer pruebas pilotos, y buscando que en el tercer trimestre de 2021 se asigne la banda de frecuencia de 3500 MHz, necesaria para tecnologías móviles 5G.

“Para desplegar soluciones en esta tecnología, se requerirán nuevas licitaciones y asignaciones de espectro de bloques más grandes, de hasta 100 Mhz por operador. La adopción de 5G permitirá aumentar el alcance de servicios digitales en áreas como la salud, energía, transporte, comunicación, agricultura y ciudades inteligentes”, dijo el presidente de Claro Colombia, Carlos Zenteno.

En 2018, la firma se consolidó como el primer operador en realizar demostraciones reales de 5G en Colombia, en una frecuencia de 28 gigahertz y el aval de las autoridades nacionales.

Allí se alcanzaron velocidades de 10 Gbps, hasta 10 veces más rápida en comparación con las tecnologías actuales, y latencias inferiores a 1 milisegundo, algo nunca visto en Colombia.

“El entorno de las telecomunicaciones cambió en el país con la asignación de nuevas bandas de espectro. Nuestro compromiso es con Colombia, y por eso queremos ser los primeros en desplegar la tecnología 5G, que es el siguiente paso en la evolución de la conectividad”, agregó el directivo.

Con el 5G se proyecta una menor latencia en las redes móviles, al permitir que distintos dispositivos estén conectados al mismo tiempo y una mejora en el rendimiento de datos, la confiabilidad, la eficiencia energética y la seguridad.

La idea es que con el despliegue de la tecnología, los operadores puedan ofrecer soluciones personalizadas que permitan una mayor cantidad de uso de datos para los negocios y de acuerdo a la forma de consumo de los usuarios, así, el tener elementos como aprendizaje automático en dispositivos, equipos industriales autónomos, autos y ciudades inteligentes e Internet de las Cosas hará parte de la realidad.

Tomado de Portafolio