Esta semana, el precio de la acción se ubicó en $2.245 y alcanzó el precio máximo en toda su historia gracias a sus planes de expansión por la región y la ratificación de Astrid Álvarez como presidenta hasta el 30 de diciembre del 2021.

Con esa nueva ratificación Álvarez, quien lleva tres años y medio en el cargo, completaría cinco años y medio al frente de la entidad si termina su periodo.

El Director de Estrategias de Mercado de Global Securities, Raúl David Moreno, explicó que la confianza que genera la funcionaria ante el mercado y las más recientes decisiones de la compañía de fortalecer su presencia en Perú y Brasil valorizaron la acción del GEB.

“Está en máximos históricos. Tuvo importantes valorizaciones fundamentadas en la ratificación de Álvarez como presidente. También se ha visto que ha tenido buena gestión en la compañía y se ha venido consolidando en Colombia. Además, tiene mucho interés en crecer en la región; en Brasil, en donde ya tiene una presencia pequeña; Perú; y ha manifestado interés relevante en Panamá y México”, dijo.

“Es un grupo muy sólido y ha venido haciendo muy bien la tarea, con acciones positivas durante los últimos años”, añadió.

En síntesis, el experto señaló que la última transacción que el GEB hizo en Perú, con la adquisición de la compañía Electro Dunas, producirá una participación activa en el negocio de la distribución y transporte de gas natural en ese país. En brasil, en noviembre, adquirió a la firma Argo y el GEB duplicará su presencia en esa Nación, por lo que hay un apetito importante del grupo para seguir expandiéndose.

Por otra parte, una de las razones del aumento en la acción de la firma durante las últimas semanas es que la alcaldesa electa de Bogotá, Claudia López, “considera que no reactivará la venta de excedente de acciones y eso disminuye posibles ruidos en el mediano plazo sobre la acción”, comentó Moreno.

Juan Sebastían Amaya

La República