Promigas evalúa ampliación para conectar la costa con el interior

Lilian Mariño Espinosa – lmarino@larepublica.com.co

En el primer semestre del año, el Ministerio de Minas y Energía informó que Colombia pasó de tener 11,7 años de autosuficiencia en gas a 9,8 años. La reducción en el indicador de reserva llamó la atención del sector y por ello, la situación se analizará a la luz del informe de gas de 2019 que presenta hoy Promigas y que ha sido guía estos últimos años.

Con base en lo que se encontró en el informe, Eric Flesch, presidente de Promigas, explicó a LR que se debe avanzar en el marco de acción con el Gobierno ya que “la mejor forma de lograr la competitividad de la industria colombiana es a través de la consolidación de la soberanía energética y la productividad de nuestra economía, con gas natural abundante, limpio y económico”.

Además de dar a conocer su visión del sector, Flesch destacó los proyectos que les interesan y los avances que necesitan para que estos se puedan desarrollar.

¿Con fracking y yacimientos offshore que tanto pueden mejorar las reservas probadas nacionales?
Las reservas probadas del país son en la actualidad de 3,8 TPC, un factor R/P de 9,8 años. Es crucial tomar decisiones frente a las alternativas que tiene Colombia para abastecerse: yacimientos offshore, no convencionales, e importaciones de GNL o incluso desde Venezuela, siempre que ello sea viable.

Se estima que los bloques ubicados en el Mar Caribe: Kronos, Gorgon-1, Purple Angel-1, Tayrona y Orca-1, representarían reservas entre 7 y 30 TPC.  Se empieza a mencionar en el sector la capacidad que tiene el Pacífico Colombiano de convertirse en un gran productor de gas, con un potencial de 5.88 TPC en los bloques Chocó Offshore, Tumaco Offshore y Pacífico Profundo.

La exploración y explotación de Yacimientos No Convencionales tiene cada vez más relevancia en el mundo, especialmente en experiencias ya probadas en países como EE.UU. y Argentina. Colombia cuenta con un potencial de gas aproximadamente de cuatro a 24 TPC en zonas del Magdalena Medio, Cesar-Ranchería- y Catatumbo.

De materializarse un escenario optimista en los yacimientos potenciales descritos -y si logramos agilizar las instituciones en su toma de decisiones para concretar el potencial offshore y onshore- estaríamos hablando de un verdadero avance en el tema de reservas lo cual genera mayor competitividad para el país.

La mejor forma de lograr la competitividad de la industria colombiana es a través de la consolidación de la soberanía energética y la productividad de nuestra economía, con gas natural abundante, limpio y económico

A pesar de crecer mucho en países vecinos la expansión en Colombia no ha sido muy grande, ¿cuáles son las principales dificultades y una vez se solucionen qué proyectos les interesan?
Colombia en materia de gasificación presenta ya un indicador muy positivo. Siete de cada 10 colombianos cuentan con acceso al servicio de gas, esto representa una posición muy favorable no solo frente a nuestros vecinos sino a nivel global.
No obstante, en expansión en los sistemas de transporte resulta cada vez más complejo en los países latinoamericanos ejecutar los proyectos, debido principalmente a mayores exigencias y requisitos ambientales y al manejo con comunidades. Situaciones que venimos cumpliendo a cabalidad, pero que para tener mejores indicadores de competitividad y atender las necesidades del mercado, se requiere no solo mayor acompañamiento de las autoridades, sino un trabajo conjunto de revisión del marco de acción entre el Gobierno y las empresas.
En cuanto a proyectos estamos evaluando la ampliación de la infraestructura Jobo al km 80 del gasoducto Transmetano, con lo cual se interconectarían el sistema de la Costa y el interior del país (Medellín).

¿Se mejoró la cobertura residencial? 
Hoy tienen acceso 9,4 millones de usuarios en 28 departamentos, llegando a 741 municipios, con una cobertura efectiva de 81%. Esto es más de 30 millones de colombianos que cuentan con el servicio de gasnatural. En la región del pacífico y Orinoquía cerca de 1,8 millones de usuarios tienen cobertura y accesibilidad y vemos que en Valle del Cauca, Meta y Casanare presentan coberturas superiores a 80%, mientras que en el Cauca la cobertura es de 69%. En Arauca, Nariño y Chocó hay un potencial enorme de crecimiento.

¿Cómo ven el avance del proyecto de infraestructura de importación de gas del Pacífico?
Según la Upme el proceso está previsto para convocarse a finales de 2019. En este momento no tenemos claridad de la definición del esquema de remuneración, pero hemos manifestado nuestro interés de participar.
Acabaron de ampliar su presencia en Perú, ¿qué tanto del mercado tienen?
En Perú tenemos presencia e inversión desde hace casi 10 años con Calidda. Contamos con una participación accionaria de 40% de la firma, atendemos a 800.000 hogares, cerca de 3,5 millones de personas en Lima y Callao. Hace un par de años llegamos con Quavii a siete ciudades del norte de Perú, y estamos construyendo las redes para conectar a 205.000 usuarios, cerca de 700.000 personas más.

Además, en julio se nos otorgó la concesión de distribución en Piura. La inversión estimada de ese proyecto es US$230 millones y para conectar 64.000 viviendas.

¿Cómo van los ingresos en la primera mitad del año? y ¿Cómo esperan que les vaya el resto de 2019?
Los logros que hemos alcanzado en nuestra gestión operacional y corporativa han hecho posible que tengamos resultados muy positivos tanto de Promigas como de todas nuestras filiales, con un crecimiento de la utilidad neta para el primer semestre del 2019 de 9%, frente al mismo período del año anterior. Somos rigurosos con la calidad y la excelencia operativa y nos enfocamos en la consecución de nuevos y diversificados proyectos que apalanquen nuestra estrategia competitiva. Para lo que resta del año, esperamos continuar consolidando nuestro crecimiento.

Esta semana cumple un año liderando la operación de Promigas, ¿cuáles han sido los principales avances y cuáles son los próximos retos?

Sin duda uno de mis principales retos es consolidar los altos estándares de sostenibilidad de Promigas y filiales, lo que nos permitió por ejemplo este año ser incluidos por primera vez en el Anuario de Sostenibilidad de RobeCosam, qué mediante una evaluación corporativa, reconoce a las empresas con mejores prácticas sociales, ambientales y de gobierno corporativo a nivel mundial.

Concentramos gran parte de nuestros esfuerzos operativos este año en la construcción de la infraestructura necesaria para ampliar nuestra capacidad de transporte de gas en 100 Mpcd (millones de pies cúbicos día), lo que representa un 30% de la demanda actual de la Costa Caribe y es un proyecto de la mayor importancia nacional, dado que con esta infraestructura estaremos en capacidad de reponer parcialmente la declinación de los campos de la Guajira con los campos menores de Córdoba y Sucre, garantizando así la competitividad energética de la Costa Caribe y del país.

En materia de expansión como mencioné nos propusimos este año ampliar nuestra operación en el Perú y logramos la concesión de la Región de Piura, que implica la construcción de una infraestructura de distribución de gas para atender una demanda domiciliaria y un importante sector industrial y comercial, lo cual se complementa con la construcción de redes y habilitaciones que avanza nuestra filial Quavii, que ya llegó a la conexión del cliente 50.000.

Consolidamos nuestra experiencia con la operación de nuestra filial Spec -LNG (gas natural licuado) en Cartagena, la única infraestructura que permite la entrada de GNL a Colombia desde diferentes fuentes del mundo, asegurando así la confiabilidad del suministro de gas natural para la generación térmica con una capacidad instalada que permite atender la generación de 2.000 MW de energía, equivalente a 40% de la capacidad de generación térmica de Colombia.  Alcanzamos una disponibilidad de 99.2%, lográndose el objetivo de brindar la confiabilidad que el sistema eléctrico colombiano requiere.

Continuaremos avanzando en nuestro propósito de expansión y diversificación de nuestro portafolio tanto en Colombia como en Latinoamérica y buscaremos participar en las iniciativas que el Gobierno y el mercado ofrezcan.

La principal tarea de 2019 era ampliar la capacidad de transporte de su sistema en 100 millones de pies cúbicos, ¿cuánto se ha hecho y cuál es la meta en el mediano plazo en kilómetros de red? ¿Con cuánto quedan del mercado local?

Este año iniciamos la construcción del proyecto para la ampliación del sistema de transporte en 100 Mpcd, en tan solo seis meses pusimos en operación la primera fase del gasoducto de 85km desde Jobo en el Departamento de Sucre, hasta la ciudad de Cartagena y que está permitiendo que hoy haya esa capacidad adicional de transporte y los resultados históricos que hemos visto en los últimos días del volumen de gas transportado. La segunda fase del proyecto es la construcción de la infraestructura del gasoducto Mamonal-Paiva/ Paiva-Caracolí, que está en ejecución y que pondremos en operación a finales de este año, lo cual permitirá conectar las fuentes de producción mencionadas a los centros de consumo más importantes de Barranquilla y la Región Caribe.

Nos afianzamos como el primer transportador de gas en Colombia.

Construimos y terminamos también en el primer semestre del año, el cruce horizontal dirigido del Canal del Dique, el cruce subfluvial más largo de Latinoamérica. Este proyecto fue un enorme desafío y constituye una mega obra en la industria de hidrocarburos, construido por Promigas con ingeniería y mano de obra colombiana.

Se había hablado de un interés en el mercado mexicano, ¿tienen ya algún plan específico?
Continuamos con un análisis riguroso -como lo hacemos con todas nuestras decisiones de inversión- y de consolidarse una determinación la haremos pública inmediatamente. México cuenta -con enormes reservas de gas natural- y resulta de interés poder participar en ese mercado, siempre que las condiciones de inversión lo permitan.

Colombia ha subido en el ranking de países con mayores vehículos con gas natural vehicular, ¿qué oportunidades de inversión ven en este contexto?Desde 1986 cuando se realizaron las primeras conversiones de vehículos a gas en el país, que a propósito eran buses de recorrido urbano en la Costa que en la época funcionaban con gasolina, la movilidad sostenible ha sido para Promigas un objetivo fundamental de su estrategia empresarial.

Muchos estudios recientes ratifican la importancia de esta estrategia cuando atribuyen más de 15.000 muertes al año a enfermedades asociadas a la calidad del aire y según los cuales, además, más de 70% de las emisiones de partículas provienen de fuentes móviles.

El gas está en capacidad de ofrecer reducciones superiores a 90% frente a las emisiones asociadas a los combustibles tradicionales, además generando ahorros superiores a 30% en el costo a sus usuarios.

Por ello me propuse que Promigas promoviera el uso del gas natural en todas las tipologías de vehículos, livianos de uso público y particular, buses y vehículos de carga pesada; mediante el apoyo técnico y el ofrecimiento de estímulos económicos (descuentos en tarifa o bonos para las conversiones en equipos).

Estamos convencidos de que, hoy, este combustible representa la alternativa más costo eficiente para alcanzar importantes logros en temas ambientales.

Nuestra incursión como pioneros en el transporte de carga verde a través de la alianza con OPL, uno de los más importantes transportadores del país, fue estratégica para superar barreras que teníamos identificadas existían, impulsando una tecnología que permite a los operadores de carga ahorros del 30% frente a combustibles tradicionales, más de 90% de disminución en emisiones de material particulado y 30% de disminución en emisiones de CO2.  Antes de finalizar el año esperamos que más de 100 vehículos de este tipo estén operando en Colombia y recorriendo las más difíciles rutas del país.

Consideramos importante además que desde la política pública se incentive el uso de energéticos amigables con el medio ambiente en el segmento de carga pesada acompañando, por ejemplo, los procesos de renovación de vehículos que se promueven.

Tomado de La República