Alternate Text

jueves, 15 de agosto de 2019

Los programas de eficiencia energética conducen a ahorros monetarios y disminuyen el impacto negativo en el medio ambiente

Heidy Monterrosa – hmonterrosa@larepublica.com.co

Como parte de su compromiso en el COP21 y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la meta de Colombia es reducir 66,5 millones de toneladas de dióxido de carbono, que equivale a 20% del total de emisiones a 2030, pues aunque el país tan solo aporta 0,42% de la emisión global de CO2, es uno de los más vulnerables al cambio climático.

Para lograr este objetivo, el Gobierno ha señalado que esta reducción se logrará por medio del aumento de la eficiencia energética, la diversificación de la matriz energética y el desarrollo de sistemas de medición para establecer los avances y en lo que se debe trabajar.

Como reducir el impacto en el cambio climático no es responsabilidad exclusiva de los gobernantes de turno y de las acciones de las comunidades, desde la empresa privada también se está realizando estrategias en este sentido. Esto no solamente ha llevado a ahorros energéticos, que pueden ser de hasta 30%, sino que también ha tenido beneficios económicos.

Paola Herrera, coordinadora de la línea de Energía Sostenible de la Corporación Ambiental Empresarial (Caem), filial de la Cámara de Comercio de Bogotá que ha implementado proyectos que promueven la eficiencia energética de las empresas colombianas, señaló que con solo llevar el control de los indicadores energéticos y de su consumo con buenas prácticas, una empresa puede ahorrar entre 3% a 5% de la energía.

“Así mismo, cuando una compañía implementa mecanismos de monitoreo, proyectos de eficiencia energética, automatización y control, variadores de velocidad, entre otros, puede ahorrar en el consumo energético entre 8% a 15%”, dijo.

La coordinadora también mencionó que si una empresa remplaza equipos de mayor nivel como hornos y calderas u optimiza la recirculación de gases de producción, puede ahorrar entre 25% a 30% del consumo energético, incluso más, dependiendo de la industria.

“Además, con la implementación de mejoras en el consumo energético, las compañías pueden reducir aproximadamente entre 50% y 70% de las emisiones de Gases Efecto Invernadero que generan sus operaciones, sobre todo aquellas que dependen de combustibles fósiles”, agregó Herrera.

Tomado de: La Republica