Justin Adams, director ejecutivo del Tropical Forest Alliance, habla de la reunión anual de la institución que dará comienzo el lunes, en Bogotá.

Justin Adams
Justin Adams, director ejecutivo Tropical Forest Alliance.

Este lunes a las 11:00 de la mañana inicia la cuarta reunión anual de la Alianza de Bosques Tropicales en Bogotá. Justin Adams, director ejecutivo del Tropical Forest Alliance, habló con Portafolio.

¿Cuál es el propósito principal de la reunión de TFA que se llevará a cabo en Bogotá?

El objetivo principal de la 4ta reunión anual de la Alianza de Bosques Tropicales en Bogotá es reunir a la comunidad de actores, incluidos los gubernamentales, el sector privado y la sociedad civil para trabajar juntos en la reducción la deforestación vinculada a las cadenas de suministro. Esta reunión, organizada conjuntamente por el Gobierno de Colombia, acogerá líderes internacionales y regionales de actores latinoamericanos, África de Asia Pacífico, Europa y América del Norte.

¿Por qué se eligió a Colombia como sede de esta reunión?

Colombia es el hogar de algunos de los bosques y la biodiversidad más importantes del planeta y es un país megadiverso. El TFA tiene centros regionales en África occidental y central, el sudeste de Asia y América Latina. Cada año colaboramos con socios para organizar la reunión anual en un país de bosque tropical diferente. Este año se seleccionó a Colombia debido al liderazgo en muchos de los temas relacionados con la forma en que se busca construir una economía sostenible, y la manera en que se invierte en sus industrias agrícolas y forestales para que puedan construirse y respaldar los medios de vida rurales sin más pérdida del bosque.

¿Cuál es la magnitud de la deforestación en el mundo?

Estamos perdiendo 18,7 millones de acres de bosques al año, lo que equivale a 27 campos de fútbol por minuto. La deforestación es una preocupación en los bosques tropicales húmedos porque estos espacios albergan gran parte de la biodiversidad del mundo. Por ejemplo, en la Amazonía, alrededor del 17% del bosque se ha perdido en los últimos 50 años, principalmente debido a la conversión del bosque para la cría de ganado.

Entre los muchos regalos que nos brindan los bosques hay uno que necesitamos para frenar el cambio climático. Los árboles capturan gases de efecto invernadero (GEI) como el dióxido de carbono, evitando que se acumulen en la atmósfera y calienten nuestro planeta.

Cuando limpiamos bosques, no solo estamos eliminando a nuestro mejor aliado para capturar la asombrosa cantidad de GEI que creamos los humanos. Los bosques tropicales, representan el 80% de toda la biodiversidad del planeta.

¿Y tiene cifras disponibles sobre la magnitud del problema en Colombia?

De 2001 a 2017, Colombia perdió un estimado de 3,72 millones de hectáreas de cobertura arbórea y eso representó más de 350 millones de toneladas de emisiones de CO2.

¿Qué podría hacernos pensar que esta vez realmente podemos detener la deforestación?

Hoy tenemos más conocimiento e información sobre lo que está provocando la pérdida de bosques, pero la realidad es que los compromisos en sí mismos han sido insuficientes.

Estamos en una época de mejores gobiernos locales y nacionales que realmente trabajan para estabilizar las fronteras forestales, para tener un mejor uso de la tierra y, en segundo término, puede venir porque el sector privado crea un incentivo para decir que quiere apoyar. El enfoque de la reunión anual de la Alianza de Bosques Tropicales de este año es cómo cambiamos de la acción individual a la acción colectiva.

¿Qué oportunidades pueden tener las personas que deforestan para que dejen de hacerlo?

Una de las razones clave por las que no hemos avanzado es que la gente pensaba que solo estaban tratando un problema ambiental, mientras que este es un problema social asociado a lo económico. Necesitamos crear alternativas para que las personas se alienten a detener la deforestación. Estas pueden ser el empleo en la protección de estos paisajes. Un modelo opcional es crear el pago por los servicios del ecosistema, es decir, por mantener los bosques en pie y el carbono intacto en un paisaje.

En realidad, no hay una respuesta única a esa pregunta, y creo que serían todos estos tipos de enfoques.

¿Cómo evitar el impacto del agro si su función es producir alimentos para la humanidad?

Se trata de implementar una mejor planificación del uso de la tierra, por lo que hay ciertas áreas que son adecuadas para la producción. La idea es lograr un equilibrio entre dietas basadas en carne y vegetales. Otro factor es que más de un tercio de los alimentos que se producen a nivel mundial se desperdician.

¿Cuáles son sus expectativas para la reunión de TFA en Bogotá?

Mis expectativas son altas, creo que llevar a todos a una ciudad hermosa como Bogotá siempre es útil para generar conversaciones de buena calidad.

Tendremos un panel de apertura de alto nivel el 6 con los ministros y líderes de negocios y organizaciones de la sociedad civil. Luego el presidente Iván Duque Márquez dará un discurso especial el 7 y habrá algunos anuncios importantes del lado colombiano en la reunión, por lo que se conocerán en breve.

Y solo para resaltar lo que han logrado hasta ahora, Colombia tiene un acuerdo de deforestación cero con el sector del aceite de palma y también con las cadenas de suministro de cacao, y hay algunas noticias alentadoras sobre la carne de res y productos lácteos.

¿Qué espera, en concreto, como solución al problema?

Creo que nos iremos con un mayor reconocimiento de que solo vamos a resolver este problema trabajando colectivamente en lugar de individualmente, por lo que espero ver que surjan más asociaciones para trabajar en algunos de estos paisajes clave donde podemos comenzar a hacer una diferencia, apoyando a las comunidades rurales y poniendo a las personas en el centro de nuestro enfoque.

Y creo que al hacer todo eso, comenzamos a establecer una agenda para la década de 2020 en la que comenzaremos a ver más y mejor manejo de paisajes, más manejo sostenible de paisajes, menos pérdida de bosques y trabajo en alineación con las Naciones Unidas.

Tomado de El Portafolio