Publicado en: https://www.eltiempo.com/economia/empresas/isa-planea-a-futuro-invertir-en-estados-unidos-334856

Será con alianzas, como parte del plan para destinar US$ 2.200 millones al 2030 en otros países.

Debido a que los mercados en los que hace presencia (Colombia, Brasil, Perú y Chile) y otros potenciales como Argentina no le permiten tener los espacios suficientes para el crecimiento futuro de sus negocios de transmisión de energía y concesiones viales, principalmente, la compañía Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) fijó entre sus metas de mediano plazo la llegada al mercado de los Estados Unidos.

Al revelar los resultados del 2018, año en el que la compañía alcanzó ganancias por 1,52 billones de pesos, para un aumento del 6,1 por ciento con respecto al 2017, el presidente de la compañía, Bernardo Vargas Gibsone, le dijo a EL TIEMPO que esta meta se quiere lograr a través de alianzas, pues la compañía ya reconoce que sola no puede tener las mismas oportunidades de expansión.

“Suponga que crezcamos en Brasil, en Argentina, Chile, Perú y Colombia, pero no nos dan para mucho crecimiento, entonces necesitamos un país que nos dé la posibilidad de una huella robusta en grado de inversión y pensamos que el negocio de transmisión de energía, y de autopistas también, en Estados Unidos, está fragmentado, entonces podemos tener parte de activos allá”, agregó.

Y explicó que la idea general es trabajar de aquí al 2023 para madurar un proyecto de inversión de la mano con socios, ya que desde el 2017 se identificó, solamente desde México hasta Argentina un potencial de inversión en transmisión de energía por 45.000 millones de dólares.

“No tenemos la plata ni para ganarnos el 15 por ciento de eso, pero sí tenemos las capacidades. Estamos declarando en nuestra estrategia, de aquí a futuro, que se vale hacer alianzas para tomar provecho de semejante potencial y por esto anunciamos a finales del año pasado la alianza con Construcciones El Cóndor”, agregó el directivo.

Y es que en su plan estratégico hasta el año 2030, en su componente de desarrollo, ISA se propone invertir hasta 2.200 millones de dólares (más de 6,6 billones de pesos de hoy) en nuevas geografías, para apalancar su crecimiento empresarial.

Además, la compañía ya tiene un plan de acción claro para incursionar en almacenamiento de energía próximamente, mientras que para la demanda distribuida de energía prevé tener estructurado su plan de acción en el 2020.

De hecho, en el componente verde o de negocios sostenibles, las cifras hablan de una proyección de inversión por 2.000 millones de dólares en nuevos negocios de energía eléctrica para el año 2030.

En cuanto a Argentina, si bien la empresa prevé participar en la subasta del proyecto de transmisión Diamante-Charlone, la devaluación y la inflación del año pasado frenó el proceso.

“Estamos mirando porque en el gobierno peronista de los Kirchner no se hizo nada y para nosotros es muy interesante eso”, agregó el directivo.

Resultados récord

De acuerdo con Vargas Gibsone, descontando los efectos de la compensación en Brasil por la depreciación de activos, que incidió en los balances del 2016 y 2017, el 2018 se consolidó como el mejor año en la historia de la compañía, no solo en materia de utilidades, que en total llegaron a los 1,52 billones de pesos, con una variación del 6,1 por ciento, sino porque el Ebitda (utilidad antes de depreciaciones, impuestos y amortizaciones), cerró en 4,81 billones de pesos con un aumento anual del 8,4 por ciento.

Además, en el 2018 ISA logró totalizar activos por 44,9 billones de pesos e ingresos por 7,2 billones de pesos, un 4 por ciento más que el año anterior.

“Entre otras, le ganamos al 2017 porque en el 2018 logramos el hito de romper el techo de precio histórico de la acción. En abril del 2018 llegamos a 15.100 pesos y cuando yo llegué la acción estaba en 5.000 pesos”, agregó.

Para el período 2019-2023, ISA prevé inversiones por 10,5 billones de pesos.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
Subeditor de Economía y Negocios@omarahu