Tomado de El Heraldo

Gracias al programa, la ciudad ha logrado reducir sus emisiones de carbono y ahorrarse hasta un 35% del consumo de energía.

En la octava versión del Premio de Eficiencia Energética, Barranquilla recibió un reconocimiento que logró gracias a sus esfuerzos por convertirse en una ciudad verde, a través de su programa enfocado en conseguir el 100 % de cobertura en alumbrado público led que empezó a implementarse desde 2019 por la empresa APBAQ.

La Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones – Andesco, en conjunto con varias entidades gubernamentales del sector energético, entregó el premio al Distrito, que superó a ciudades capitales como Bogotá y Medellín, las cuales apenas están comenzando este el proceso de modernización de alumbrado público.

El sistema que se usa en la ciudad no utiliza material contaminante, reduce las emisiones de carbono y gases, así como los costos de mantenimiento y, además, tiene mayor vida útil. Gracias al programa, Barranquilla ha logrado reducir sus emisiones de carbono y ahorrarse hasta un 35% del consumo de energía.

El alcalde Jaime Pumarejo Heins manifestó que este premio tiene como objetivo reconocer el compromiso y las acciones adelantadas en materia de eficiencia energética.

“Este reconocimiento es el resultado del trabajo de Barranquilla por un uso consciente de los recursos, de cuidar el medioambiente y, sobre todo, de preservar lo que tenemos para que nuestras futuras generaciones también gocen de lo que nosotros hemos gozado”, dijo Pumarejo.

Con corte a diciembre del 2021, Barranquilla ya suma 66 mil luminarias en sus vías, avenidas, bulevares, rotondas, parques, ciclovías, escenarios deportivos, espacios públicos como el Gran Malecón y monumentos ubicados en diferentes puntos de la ciudad.

Por su parte, el gerente de la empresa Alumbrado Público de Barranquilla S.A.S., Carlos Sarabia, indicó que este proyecto de iluminación Barranquilla lo complementará con el programa de energías renovables.

“Vamos a construir un parque solar que va a permitir generar la energía eléctrica que el alumbrado público consumirá en la noche, generando todavía más eficiencia, generando más ahorro y permitiéndonos liderar todo este proceso de transición energética que el Gobierno nacional ha venido implementando en los últimos años”, explicó Sarabia.

Entre las entidades gubernamentales que reconocen el programa de alumbrado público de Barranquilla se encuentra el Ministerio de Minas y Energía, la Unidad de Planeación Minero-Energética (UPME) y la Financiera de Desarrollo Territorial (Findeter), organismos que han coincidido en que las prácticas y proyectos de eficiencia energética mejoran la capacidad de producción y los resultados financieros, además de contribuir a asegurar el abastecimiento energético y la competitividad económica del país, sumándose al compromiso de reducción de emisiones de CO2 adquirido en la COP21.

En el premio y sus distintas categorías participaron un total de 76 proyectos que se inscribieron en el 2022. Específicamente en la categoría de entidades públicas y entes territoriales, en la que participó Barranquilla, fueron seleccionados como finalistas el Proyecto Modernización y Optimización del servicio de alumbrado público del municipio de Tunja, Boyacá; el Programa de modernización del sistema de alumbrado público del Distrito de Barranquilla y el Proyecto Antioquia LED.

Detalles del programa

El programa de modernización de alumbrado público inició en el 2017, comenzando por los barrios del suroccidente y suroriente. Durante el 2018 se enfocó en las vías de acceso a la ciudad y los barrios alrededor de los escenarios deportivos, teniendo en cuenta que en ese año Barranquilla fue anfitriona de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Sin embargo, fue hasta  2019 que esta iniciativa llegó a las cinco localidades logrando que la ciudad tuviera el 100 % de cobertura led.

Dentro de los principales beneficios de las luminarias con tecnología led está que aumentan la calidad de las imágenes capturadas por las cámaras de seguridad, incrementa la seguridad de las personas y los bienes y emiten una luz blanca que permite alcanzar una iluminación segura para los peatones y conductores, con una calidad de iluminación y visibilidad nocturna óptima.

Además que incorpora  materiales fácilmente separables y reciclables al final de su vida útil, reduce las emisiones de carbono y gases contaminantes no se emplean materiales pesados ni contaminantes como mercurio, plomo, etc.

En cuanto a sus ventajas económicas, este proceso facilita la instalación, operación y mantenimiento, reducen los costos de mantenimiento hasta en un 30 %, la vida útil de las luminarias es superior (diez años) y reducen el consumo de energía eléctrica hasta en un 40%.