Tomado de El Espectador 

Bogotá cuenta con la flota de buses con gas natural más grande de Latinoamérica, y una de las más grandes del mundo, destacó el presidente de Vanti.

En evento internacional que organizó la Unión Internacional del Gas en Corea del Sur, destacan el proceso de cambio de la flota de buses a gas natural en Bogotá para Transmilenio y los buses alimentadores del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP).

El presidente de la empresa de gas natural Vanti, Rodolfo Anaya, destacó que Bogotá cuenta con la flota de buses con gas natural más grande de Latinoamérica, y una de las más grandes del mundo, la cual además cumple con norma Euro 6, la más avanzada en materia de tecnologías limpias para la movilidad.

En Transmilenio operan 742 buses, en 4 de 6 concesiones, con una inversión de US$22 millones en infraestructura, y gracias a estaciones construidas por Vanti en todos los patios, para dar mayor soporte operativo al sistema, recordó Anaya.

En la capital colombiana operan 1.345 buses alimentadores, a través de 6 mega estaciones con una inversión de US$20 millones en infraestructura, y con capacidad para llegar a 1.800 vehículos, recuerda informe de Vanti.

El presidente de Vanti precisó que el gas natural ha mostrado un desempeño excepcional en las difíciles condiciones operativas de Bogotá, con un rendimiento en cuanto a calidad del aire que es casi el mismo que el de los buses eléctricos y con una reducción de hasta un 50% las emisiones de CO2.

En el evento energético internacional, el presidente de Vanti resaltó los atributos del gas natural para generar bienestar, desarrollo, productividad y competitividad. Afirmó que la sostenibilidad ambiental requiere sostenibilidad económica, y por eso el gas natural es la mejor opción para transitar la transición energética a largo plazo, más si se tiene en cuenta que el impacto ambiental es bajo y similar al eléctrico, lo que lo hace más competitivo.