Tomado de La República

Con la puesta en marcha del primer piloto, El presidente de Promigas, Juan Manuel Rojas, afirmó que el reto será llevar el energético a escala comercial para el segmento residencial

Promigas puso en marcha su primer proyecto piloto para generación de hidrógeno verde en la zona de Mamonal, en Cartagena. Con este hito, la empresa inyectó por primera vez este combustible derivado de la electrólisis a la red de transporte de gas natural, dando cumplimiento a su estrategia de innovación enfocada en varios gases renovables: biometano, biogás sintético, amoníaco e hidrógeno. Si bien el piloto, puesto en operación desde el pasado viernes, es un paso significativo para la industria, el presidente de Promigas, Juan Manuel Rojas, afirmó que el reto estará de ahora en adelante en la masificación de este energético, con miras a llevarlo a una escala comercial para usuarios tanto residenciales como industriales.

¿Cómo opera el nuevo piloto de hidrógeno verde?
Con esta planta, pusimos en funcionamiento un proyecto piloto para producir 1,5 toneladas de hidrógeno verde anuales. El electrolizador, que tiene una capacidad de 20 kilovoltios, se alimenta de 324 paneles solares, que tienen una capacidad de 137 KW pico.

¿Cuál es el reto para masificar este energético?
Con este logro podemos hacer un blending de hidrógeno con metano en la red de transporte de gas natural del país. Estamos empezando a hacerlo, por ahora, en Bolívar. Las industrias y los comercios que consumen este energético, van a recibir un gas natural mezclado con hidrógeno verde. Cada vez que un hogar en Cartagena prenda su estufa de gas, contribuye así a la descarbonización de la economía.

¿A cuántos clientes impactarán con el hidrógeno en la red?
En la zona de Bolívar, el hidrógeno llegará a cerca de un millón de clientes, en gran medida, del segmento residencial. Otra porción importante será para el segmento industrial, ya que el gas que sale mezclado también alimenta toda la zona de Mamonal, donde están las empresas térmicas, Reficar, compañías cementeras y petroquímicas, lo que se va a reflejar en un beneficio para los complejos y su producción.

¿Colombia tiene las condiciones necesarias para ser exportador de este gas a 2030?
Colombia posee todas las condicionas necesarias para llegar a ser exportador de hidrógeno. Tiene los niveles ideales de radiación solar y la energía eólica, que son insumos principales para el hidrógeno verde; y tiene gas natural, que es la base para hacer hidrógeno azul. Tenemos la posibilidad de exportar los dos tipos de hidrógeno si quisiéramos.

¿Cómo esperan masificar el uso de este gas?
Este es el primer paso, es un piloto. Necesitamos entender no solo la parte técnica, sino comprender cómo la regulación nos va a acompañar en este proceso, donde hemos tenido avances significativos. El Gobierno tramitó la Ley de Transición Energética en el Congreso. La Ley de Financiamiento traerá consigo incentivos, así como el Plan Nacional de Desarrollo. Tenemos una parte del andamiaje, ahora necesitamos que la Ley de Transición Energética se traduzca en aspectos específicos que permitan entender cómo podemos migrar de estos pilotos a proyectos de escala comercial.

¿Se incrementará la capacidad con esta planta?
Hoy tenemos una planta que arranca como un paso pequeño, pero que tiene la posibilidad de incrementar su capacidad hasta 10 veces. Para lograr ese incremento, necesitamos entender la parte técnica, la financiera, los incentivos y el ámbito regulatorio. Es lo que buscamos establecer, en parte, con este piloto.

¿Cuáles son los puntos faltantes en regulación?
El hidrógeno juega un papel importante en múltiples industrias: movilidad, blending, redes de transporte de gas metano, autogeneración e industria de generación distribuida de hidrógeno. Para cada segmento debemos entender dónde hay necesidad de regulación y dónde no, no hay que regular todo.