Tomado de Portafolio

Mónica Contreras, presidenta de TGI, dijo que invertirán US$20 millones en 2022 en obras relacionadas con transporte. 

Como lo afirma Mónica Contreras, presidenta de la Transportadora de Gas Internacional (TGI), filial del Grupo Energía Bogotá (GEB), no hay que saltarse la agenda del gas, ya que es la energía fundamental en la transición energética.

En diálogo con Portafolio, la líder empresarial, enfatizó que, con la misma certeza con la que asegura que debe desarrollar esta agenda, está convencida que, “si queremos que el hidrógeno ingrese a la canasta energética y alcance una participación importante, debemos iniciar ya”.

¿Cómo cerró la operación en el 2021?

Cerramos con una utilidad neta del 28% por encima de la proyección inicial y un margen ebitda de 78,2%, que representa un crecimiento del 1,1% del margen del año anterior. Sabíamos que el impacto del vencimiento de los contratos de Ballena-Barranca no era fácil de recuperar, implicaba una caída prevista de ~20% en los ingresos, que logramos reducirla en tres puntos porcentuales gracias a una activa gestión comercial, y eficiencias en costos y gastos.

Después de una temporada compleja para el sector por la pandemia, en la tuvimos que experimentar un cambio de ritmo en proyectos de infraestructura sin detener el servicio, desarrollamos iniciativas con una inversión alrededor a los US$20 millones año.
Así mismo, a través de un trabajo enfocado en eficiencias obtuvimos US$20 millones de los cuales US$11 millones son eficiencia recurrente, y más de US$13,6 millones fueron ingresos adicionales que entraron a nuestro P&G.

¿Cuáles son las inversiones para el 2022?

Junto con el GEB hemos establecido una estrategia conjunta para seguir creciendo como organización. Los pilares son: eficiencia, expansión, regulación y transformación, con inversiones para proyectos relacionados con la red de transporte, que alcanzarían los US$20 millones, dentro de los cuales se encuentran la Bidireccionalidad de Ballena-Barrancabermeja, y las ampliaciones de Jamundí y Mariquita-Guandalay.

También proyectos que acercan la digitalización a nuestra operación y entre los cuales seleccionamos tres áreas: mantenimiento predictivo de compresoras y líneas y rondas operativas e historización. Además iniciativas en innovación y crecimiento entre los cuales se contemplan Micro LNG, hidrógeno y biogás. Tenemos la meta de + 1% de ingresos en inversión para negocios de transición energética.

¿Cuál es la estrategia de expansión?

Es importante enfatizar en nuestro pilar de expansión que durante 2021 nos llevó a trabajar desde una aproximación de negocio distinta hacia algunas compañías, tejiendo alianzas y agendas estratégicas para el sector, entre ellas: Ecopetrol, Shell, ExxonMobil y Hocol, en virtud de la exploración de nuevos campos y regiones.

En 2022 esperamos reforzar estas alianzas, así como generar nuevas que nos permitan continuar la senda de crecimiento que nos hemos propuesto para alcanzar las metas 2027.

¿Hay interés por la regasificadora del Pacífico?

Consideramos que, como la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) lo ha manifestado, esta Planta Regasificadora es un proyecto estratégico para garantizar la confiabilidad y seguridad energética de Colombia. De allí que las características del nuevo proceso licitatorio tendrán que permitir la viabilidad del mismo. Esperamos conocer pronto las revisiones una vez sean publicadas por el Gobierno Nacional.

¿Hay planes de inversión y proyectos en transporte de gas en el exterior?

Sí, seguimos en nuestro desarrollo de innovación de negocio, un proceso mediante el cual promovemos la búsqueda de nuevas oportunidades estratégicas para TGI, de la mano del GEB. Con esto pretendemos expandirnos, no solo dentro del territorio colombiano, sino también con miras al mercado internacional.

¿Cuáles son los planes ambientales y sociales?

El 28 de enero, día Mundial por la reducción de las emisiones de CO2, lanzamos la ‘Hoja de Ruta’ por la descarbonización, la cual se estructura en tres grandes capítulos: eficiencia operacional; innovación, desarrollo y alianzas estratégicas; y soluciones basadas en la naturaleza. Así, la compañía se compromete a reducir el 50% de sus emisiones gases efecto invernadero (GEI) al 2030 y llegar a ser una compañía carbono neutral en el 2050, alineado con las metas del país.

En el ámbito Social, aplicaremos la política de DDHH, así como una apuesta por ser una compañía realmente diversa. Hoy en día contamos con cerca del 38% de participación de mujeres en cargos de dirección y administrativos, pero tenemos una oportunidad en roles operativos, desde los cuales se tejen oportunidades de carrera y estas posiciones han sido históricamente ocupadas sólo por hombres.