Tomado de La Republica

La eficiencia operacional, innovación y metas en compensación, son algunas cartas de la empresa liderada por Mónica Contreras

La sostenibilidad en criterios económicos, ambientales y sociales es clave para el éxito empresarial en este siglo. Así lo interpreta Transportadora de Gas Internacional, TGI, que ocupó en 2021 el segundo puesto mundial en la Evaluación de Sostenibilidad Corporativa de S&P Global, en la categoría empresas prestadoras de servicios de transporte y almacenamiento de gas.

El galardón es uno de los motivos para que Mónica Contreras, presidente de TGI, esté nominada hoy como candidata al reconocimiento de Empresaria del Año 2021, el cual será entregado por LR el 2 de marzo.

TGI fue la única empresa colombiana presente entre las 18 participantes a nivel mundial dentro de esta categoría. Allí, también figuraron compañías internacionales del sector como The Williams Companies, Enbridge, Gibson Energy y TC Energy Corporation. Con más de 4.000 kilómetros de gasoductos a lo largo y ancho del territorio nacional, y en su función de transportar el energético desde la fuente de producción hasta el punto de consumo, Contreras ha señalado que la empresa se enfoca en temas como la descarbonización y la transición energética en varios frentes.

El primero de ellos es la eficiencia operacional. Atinente a este punto, la directiva destacó que “hubo la necesidad de entender dónde estábamos y hacia dónde nos teníamos que mover, por lo que para este año vamos a tener una lectura total del negocio de TGI, y reduciremos 50% de las emisiones generadas con nuestra infraestructura”. Sostuvo que para 2023, TGI habrá medido 100% del impacto ambiental de su infraestructura local, lo que permitirá identificar y reducir los agentes contaminantes de sus procesos industriales.

El segundo frente es la innovación, donde los esfuerzos han sido focalizados en la ruta del hidrógeno y en hacer que este comburente tenga precios más asequibles para su implementación en la cadena de valor. Referente a este aspecto, también se encuentran los proyectos de biogás y gas natural licuado (GNL), los cuales buscan poner en circulación 40.000 nuevas placas convertidas a gas natural vehicular, sustituir 5% de la flota diésel de carga en Colombia e implementar el piloto micro LNG, con miras a transportar la molécula a zonas no interconectadas.

Entre otros objetivos figura la sustitución de combustibles en el sector industrial por una mayor demanda de gas natural, la cual se prevé que pase de 8,1 millones de pies cúbicos diarios (mpcd) a 65 mpcd en los siguientes años.

Así mismo, TGI fijó la meta de reactivar el parque térmico de gas natural para generar alternativas múltiples de contratación que permitan respaldar el sistema y gestionar ofertas no vinculantes, para establecer conexión con nuevos campos de producción como Gorgon, Orca, María Conchita y La Belleza.

Como último pilar de su estrategia de sostenibilidad y teniendo en cuenta las metas enmarcadas en el proceso de transición energética, Contreras ha señaladp la compensación como eje fundamental. Al respecto, dejó en claro la meta de sembrar 300.000 árboles y compensar 90% de sus emisiones.