COMUNICADO DE PRENSA

Bogotá D.C., miércoles 18 de agosto del 2021 – “La situación sanitaria y ambiental que tienen 16 municipios de Santander, incluyendo a Bucaramanga y su área metropolitana, se soluciona trabajando en conjunto desde todos los niveles: municipal, departamental, Nacional y por supuesto, con participación activa del sector privado, sin mayores intereses que los de buscar el bien común”, dijo Camilo Sánchez, Presidente de Andesco, frente a los recientes hechos ampliamente conocidos por la opinión pública de la ratificación, por un juez de la República, que ordenó el cierre del relleno sanitario El Carrasco.

Varias alternativas han sido evaluadas en los últimos días, por ejemplo, se está contemplando llevar esta cantidad de residuos al relleno regional Las Bateas ubicado en el municipio de Aguachica, en el departamento del Cesar, ubicado entre cinco y diez horas de distancia de los municipios que antes disponían en el relleno actual, lo que hace insostenible operativa y económicamente – para los usuarios y las empresas- todo el proceso en el mediano plazo.

Adicionalmente, dado que ha habido en el pasado decisiones judiciales de cierre del actual relleno, no es posible dilatar indefinidamente esta decisión, hay que trabajar con las soluciones que están disponibles en el corto plazo, sin menoscabo de encontrar otros sitios adicionales. De hecho, hay un proyecto licenciado desde el año 2011 y es la hora de un trabajo conjunto, sin que medien intereses políticos, para que se puedan desarrollar las obras necesarias que sin duda servirán para atender esta situación a muy corto plazo.

“Esto impone una reflexión acerca de la adecuada disposición de los residuos sólidos que no es un asunto menor, ya que además de asegurar la continuidad del servicio de recolección de más de mil toneladas por día, hay que buscar los sitios donde se puedan disponer, mientras se logra la solución definitiva”, agregó Sánchez Ortega, quien dijo además que desde la Asociación Nacional de Servicios Públicos y Comunicaciones se han adelantado reuniones con el Ministerio de Vivienda y la Superintendencia de Servicios Públicos, para contribuir en la búsqueda de consensos.

Explicó también que -muchas veces cuando se dan estas discusiones- se tiene la concepción general de que los rellenos sanitarios son botaderos y no lo son. El relleno sanitario es una tecnología que se requiere y siempre se va a necesitar a pesar de que el país avance en aprovechamiento y en reciclaje, porque las otras tecnologías son muy costosas y actualmente no hay forma de implementarlas. “Hoy Colombia no tiene la capacidad económica para usar nuevas tecnologías, sin embargo, no es algo negativo. La situación no es ajena en la región, todos los países de América Latina usan rellenos sanitarios”, aseguró Camilo Sánchez.

Es importante resaltar además que los rellenos sanitarios constituyen una tecnología que puede potenciar el aprovechamiento de residuos y también tiene beneficios ambientales como, por ejemplo, la captura de gases que pueden ser usados para la generación de energía, es el caso del relleno Doña Juana.

“El llamado final de Andesco es hacia una gestión integral de los residuos sólidos donde los rellenos sanitarios son un componente importante, complementado con los procesos de economía circular y promoviendo una cultura ciudadana y ambiental frente al manejo de estos residuos. Este es el reto que tiene el país. No hacerlo, significa simplemente estar repitiendo en distintas regiones de la geografía nacional, lo que hoy se está viviendo en Santander”, concluyó.