Tomado de Valora Analitik

Colombia le sigue apostando a nuevas fuentes de energía renovable como el hidrógeno, tanto así que espera en un futuro convertirse en exportador clave de este elemento como combustible tanto para temas domésticos como más industriales y/o de transporte.

En entrevista exclusiva con Valora Analitik, el ministro de Minas y Energía de Colombia, Diego Mesa Puyo, reveló cuáles son los planes de Colombia para masificar el hidrógeno como una alternativa de generación de energía que es, en su mayoría, carbono neutral.

Como se sabe, hay varias aplicaciones o formas de usar el hidrógeno como energético, ya que es uno de los elementos que más está presente en el mundo pues la atmósfera de la Tierra está compuesta, en primera instancia, por hidrógeno, seguido de oxígeno y, finalmente, por dióxido de carbono (CO2).

Todo esto ha llevado al país a ver cuáles son las posibilidades de acción desde el punto de vista de la producción y que ésta sea competitiva para los mercados, así como sus características y aplicaciones.

Según Mesa Puyo, Colombia tiene un potencial grande con este elemento en materia de transporte como un combustible de cero emisiones, lo que quiere decir que puede ser utilizado tanto para transporte masivo como para vehículos livianos. Incluso, ya hay en Estados Unidos y Europa varios tipos de vehículos que usan el hidrógeno para transportarse.

¿Cuál es la ventaja de esta alternativa? La gran ventaja es que no genera ningún tipo de misiones.

“Incluso hay aplicaciones adicionales como el caso de los combustibles sintéticos: en donde se mezcla hidrógeno verde con CO2 capturado del ambiente, eso produce un combustible que se puede utilizar en los motores de combustión sin necesidad de cambiarlos”, indicó el jefe de la cartera de Minas y Energía.

Y agregó que “la ventaja es que el CO2 que se produce después de la operación, es el mismo que se capturó del ambiente, lo que termina por fijar que es un combustible totalmente neutro en emisiones”.

De acuerdo con el ministro, este elemento también se puede utilizar para el transporte de gas, lo que termina por exponer una eficiencia: se requiere menos gas ya que se mezcla (así como se mezcla el etanol o biodiesel con combustibles fósiles) con un porcentaje entre 8 % y 10 % con el gas. Luego, se puede transportar por los gasoductos actuales y utilizarse para consumo residencial, para almacenamiento de energía y como generador de energía.

Hay que decir que el interés que hay en hidrógeno viene, de acuerdo con Mesa Puyo, sobre todo de países en desarrollo que están comprometidos con la descarbonización y quieren reemplazar sus fuentes fósiles por unas de cero emisiones. Esto lleva a opciones para transportar fácilmente el hidrógeno y utilizarlo en otro país como fuente de generación de energía eléctrica.

Algunos de esos países que están altamente interesados en importar este elemento a mediano y largo plazo son: Alemania, Japón, Corea, y en general varios países europeos y asiáticos desarrollados que siguen evaluando cuál es el potencial proveedor del hidrógeno.

Para el ministro Diego Mesa, Colombia tiene una gran oportunidad, por ejemplo, en el caso del hidrógeno verde ya que tiene insumos principales como el agua (pues éste se produce a través de un proceso que se llama como electrólisis, donde el agua, con ayuda de la energía eléctrica, separa las moléculas de hidrógeno y de oxígeno y las convierte en energía eléctrica). Cabe resaltar que ésta debe ser generada con fuentes renovables para que sea verde.

“Somos abundantes en agua, tenemos el sexto recurso hídrico renovable más grande del mundo luego de Brasil, Rusia, Canadá, Estados Unidos y China. Y también tenemos un potencial en energías renovables tanto eólica, solar, hidroeléctrica y ahora con el hidrógeno”, resaltó Mesa Puyo.

En el caso del hidrógeno azul, éste se produce la energía a partir de fuentes como el gas natural o el carbón, pues debe que ir a atado a un proceso de captura del carbono para que sea un combustible de bajas emisiones, el país, según Mesa, tiene ese potencial térmico que puede ser utilizado en aplicativos para el hidrógeno.

“Hemos tenido una reunión con el presidente de Mitsubishi en Colombia, a quién le alegra la decisión de que le estemos apostando a los dos tipos de hidrógeno, ya que la mayoría de países estaba enfocándose únicamente en el hidrógeno verde. El hidrógeno azul también aplica si se ve como un combustible de transición, además tiene ventajas competitivas bastante importantes”, precisó.

La hoja de ruta

La ruta definitiva del hidrógeno en Colombia se presentará en septiembre de 2021; en efecto, como se ha hecho antes, el Gobierno Nacional planea publicar para comentarios una versión preliminar de la hoja de ruta en las próximas semanas, de manera que los agentes puedan comentar.

También, se harán algunos talleres para socializar la iniciativa, para que en septiembre se presente la hoja de ruta final.

¿Cuál es su importancia?

En primer lugar, se identificarán cuáles son los mercados principales, sobre todo, los que tienen un énfasis importante en el mercado de exportación. Además, se harán modelaciones de precios ya que esto será determinante para los mercados.

Adicionalmente, el Gobierno planea buscar sus aplicaciones para el uso doméstico, transporte de movilidad y transporte de gas. Así como para el uso industrial como es el caso de las refinerías. En este momento la compañía que más consume hidrógeno en Colombia es Ecopetrol con las refinerías de Cartagena (Reficar) y Barrancabermeja (Santander).

También se evaluará la oportunidad con hidrógeno gris (aparte del verde y azul) y el uso del amoniaco y se planteará un cronograma de cambios que se regirán desde el punto de vista de la política pública y regulatorio.

“Seguramente, la hoja de ruta también nos va a dar objetivos concretos, como, por ejemplo, cuántos gigavatios queremos tener de hidrógeno verde y de azul en el corto y mediano plazo. Vamos a evaluar cuánto se producirá para consumo doméstico y de transporte. Todo este tema es bastante amplio y un buen camino”, expuso el funcionario.

Para producir el hidrógeno y exportarlo, la infraestructura es clave y es parte de lo que se está revisando entre el Gobierno Nacional, empresarios y consultores por medio de la hoja de ruta; es decir, cuáles son los requerimientos adicionales que se deben tener en cuanto a infraestructura para poder ejecutar y explotar el mercado de exportación.

Se tendrá en cuenta la mano de obra calificada, pero el foco estará más en el uso de las nuevas tecnologías para impulsar la iniciativa.

Los incentivos

Hay países en el mundo que están entregando subsidios directos y otros incentivos para apalancar la producción del hidrógeno, como Chile. En Colombia también se ha avanzado en algo: una serie de beneficios tributarios fijados en la Ley 2099 de Transición Energética, que están complementados por los de la Ley 1715.

Vale mencionar que en la Ley de Transición Energética se extienden las nuevas fuentes como la geotermia y se mejoran algunos otros.

El ministro le contó a Valora Analitik que se está viendo la oportunidad de usar la asignación de ciencia tecnología e innovación del Sistema General de Regalías (SGR) que quedó en 10 %, o sea, $1,7 billones (de los $17,3 billones asignados).

“Ahí hemos visto oportunidades que se han discutido con diferentes consultores en donde se podrían presentar proyectos de hidrógeno y que sean parcialmente financiados por esa bolsa de ciencia y tecnología” de regalías, concluyó Mesa Puyo.