Los municipios podrán invertir los recursos en infraestructura, servicios públicos, saneamiento básico y agua potable.