En el Congreso de la República avanza la búsqueda de un consenso para sacar una nueva ponencia de la reforma tributaria, que permita conseguir los recursos para financiar los programas sociales que el Gobierno Nacional creó para atender la pandemia.

Entre los principales cambios que ya se le han hecho a la propuesta inicial, están eliminación del IVA para los servicios públicos para los estratos 4,5 y 6. En ese caso los estratos 5 y 6 seguirán pagando la contribución en sus recibos para subsidiar a los estratos más bajos; pero, además, se cancela también la idea de establecer un IVA de 19% para los servicios funerarios.

En materia de IVA también se está estudiando el paso del IVA de productos exentos, es decir que tienen una tarifa de 0% porque, aunque pagan el impuesto a las ventas se les devuelve, excluidos con lo que no tendrían derecho a esa devolución y también se está revisando la lista de productos gravados.

Los coordinadores ponentes de la reforma también llegaron a un acuerdo con el Gobierno de subir el umbral a partir del cual se pagará el impuesto a las pensiones, que en la propuesta original establece que paguen renta las pensiones de más de 7 millones de pesos. En este tema se evalúan varias opciones: pasar a gravar estos ingresos desde los 10 millones de pesos o desde los 14 millones de pesos o dejarlas todas libres de impuestos.

También se bajarán los umbrales a partir de los cuales se pagarían los impuestos al patrimonio y los dividendos. Sobre el primero se han recibido propuestas de gravar las riquezas de más de $1.000 millones o de más de $3.000 millones– hoy el proyecto dice que serían gravados los patrimonios de más de $5.000 millones- y además se están revisando los porcentajes de este cobro.

Tomado de La W