El más reciente es un caso descubierto en una empresa de Soacha, Cundinamarca. No obstante, estos casos representan el 0.07%, ello significa que la mayoría de los comercios proceden de forma legal.

6 de abril de 2021.    Producto de 26 mil visitas rutinarias se hallaron dos mil casos de anomalías en los medidores y conexiones ilegales de gas natural que se venían realizando desde hace más de tres años y, gracias a la investigación de la Fiscalía General de la Nación, también se logró descubrir fraude en una empresa de Soacha, Cundinamarca, en las que tenían conexiones ilegales desde la red principal.

El hecho se registró en una bodega ubicada en la Carrera 2 No 56-36 de Soacha, donde opera la empresa Jardinería Pulido, popularmente conocida como Canecas Pulido, que se dedica al lavado y venta de canecas plásticas que sirven para almacenar agua, combustibles y otros tipo de materiales para las residencias, el comercio y la industria, la cual cuenta con cerca de 70 empleados y usan el gas para calentar agua en sus calderas artesanales y en donde se detectó una acometida ilegal sofisticada con reguladores instalados de forma insegura e ilegal que surtía 15 puntos de gas natural dentro de la misma.

Dicha empresa estaba siendo investigada por anomalías en sus consumos y gracias a la investigación se logró que un empleado de la misma empresa denunciará el fraude encontrando una conexión clandestina al tubo principal de gas natural que pasa por la calle y la llevaban al interior de la compañía escondida bajo tierra e incluso debajo de los pisos de las oficinas administrativas, poniendo en riesgo a todo el personal de la empresa. Como resultado se removieron esas conexiones de tubería y se logró la captura de dos persona que quedaron a disposición de las autoridades.

De acuerdo con las investigaciones, este tipo de conexiones ilegales son realizadas por organizaciones criminales que ofrecen a industriales y comercios estás prácticas de fraudes para pagar un consumo mínimo de casi seis veces menos del valor real y que está generando pedidas anuales por más de $25 mil millones de pesos, que en parte las pagan los clientes en sus facturas mensuales.

Estas prácticas de fraude especialmente se dan en negocios de tintorería, fábricas de vidrios, hoteles, pizzerías, fábricas de tamales, fábricas de lechona, asaderos, fábricas de látex, fábricas de detergentes, restaurantes, lavanderías, panaderías y moteles, entre otros.

En Vanti, los casos están siendo investigados y prima la buena fe de los clientes, quienes tienen todas las garantías del debido proceso establecido por la normativa vigente y puedan presentar pruebas en las que se demuestre que no están cometiendo el delito de Defraudación de Fluidos o tiene anomalías en el medidor, cuya última instancia es la Superintendencia de Servicios Públicos.

Finalmente, Vanti hizo un llamado a la comunidad a denunciar prácticas ilegales que son realizadas por bandas organizadas que también extorsionan a los clientes que han incurrido ingenuamente en estas prácticas con denunciarlos de forma anónima y exigirles más dinero.