Esta compañía especializada en implementar proyectos de autoconsumo para el sector industrial y que ha dado grandes avances para el sector empresarial de Colombia ofrece soluciones para que las compañías las compañías puedan lograr ahorros financieros.

En la última cumbre ambiental, el Gobierno anunció que Colombia reduciría el 51 % de las emisiones de gases efecto invernadero para 2030 y esto puede ser una realidad si el sector privado aporta a esta causa. Ahorrar energía y hacerlo a escalas industriales sí es posible. Colombia y el mundo están en deuda por volcarse a iniciativas y procesos industriales que permitan a las empresas a reducir al máximo las emisiones de los gases que producen el efecto invernadero. Es por eso que GreenYellow, empresa de origen francés con más de ocho años implementando soluciones de energía solar, ofrece soluciones para que las compañías puedan lograr ahorros financieros, pues la energía es uno de los gastos más altos en la operatividad de una empresa.

Ese ahorro es tan solo una parte de los múltiples beneficios que hacen que el próximo 5 de marzo se celebre el Día Mundial de la Eficiencia Energética, una iniciativa que surge ante la crisis ambiental que atraviesa el mundo. Este tipo de estrategias se han vuelto imprescindibles para mitigar el cambio climático.

Mucho se ha hablado sobre las estrategias para reducir la contaminación en sus diversas formas, desde reducir el uso del plástico hasta cuidar las fuentes hídricas, pero cuando se habla del sector industrial, poco se toca un tema como la energía.

De acuerdo con la Fundación Ellen McArthur, la transición a energías renovables y la optimización de la energía consumida representan un 55 % de los esfuerzos para disminuir las emisiones de los gases que producen el efecto invernadero y de esta manera articularse a la meta establecida por el Gobierno nacional de reducir las emisiones en un 51 % para el 2030.

En un estudio presentado al final del año pasado, la UPME asegura que la industria colombiana está perdiendo billones de pesos por el desperdicio de 159 gigavatios hora al mes, lo que representa un 30 % del total de la energía mal gastada en el país.

Para lograr este ahorro, la industria y las empresas colombianas deben impulsar estrategias de eficiencia energética y el uso de energías renovables que les ayuden a disminuir el consumo energético de fuentes fósiles. En Colombia la implementación de este tipo de políticas es lenta, debido a los altos costos de inversión, que en tiempo de pandemia se vuelven utópicas para las empresas, considerando que estos recursos no se invertirán en otras acciones más estratégicas para la empresa o industria. Una de las alternativas para implementar sin inversión estas estrategias es recurrir a empresas de gestión energética, bajo el modelo ESCO, lo que permitirá externalizar la inversión y por medio de los ahorros generados se comparte entre las compañías, evitando así costos adicionales.

Rodolphe Demaine, presidente para Colombia y Panamá de la multinacional francesa GreenYellow, pionera en la implementación de proyectos de energética del sector empresarial, con más de 450 proyectos realizados en el país, comenta que “la eficiencia energética es un asunto de todos. Para el desarrollo de estas estrategias se debe pensar desde los diferentes sectores de la industria y las entidades estatales. La industria en Colombia puede ahorrar cerca de un 30 % de su consumo energético si se intervienen los puntos de mayor consumo de energía, como son aire acondicionado, iluminación y refrigeración, además de optimizar sus maquinarias, hacer actualización tecnológica e incorporar una fuente de energía solar para autogeneración”.

En la actualidad la industria está gastando más de $800.000 millones al año en energía y emitiendo cerca 726.948 de toneladas equivalentes de CO2 a la atmósfera, totalmente evitables.

Al implementar este tipo de proyectos por medio del modelo ESCO, las empresas obtendrán ahorros garantizados y sostenibles sobre el tiempo, con la cual amortizan la inversión inicial, al mismo tiempo que se beneficiaran de la actualización tecnológica, que es mucho más eficiente.

Hasta la fecha, GreenYellow ha logrado reducir el consumo energético en Colombia por año en 109,52 megavatios hora por año, lo que representa para el sector empresarial un ahorro alrededor 4.380′800 millones y una reducción de emisiones 41.727 toneladas de CO2 al año, equivalente a la absorción de los árboles y plantas plantados en 14,3 hectáreas de bosques.

Un ejemplo y caso de éxito sobre la gestión de GreenYellow en Colombia es la granja solar que producirá la energía de la empresa Americana de Curtidos, localizada en Santa Rosa de Cabal, Risaralda. La granja solar producirá el 16 % de la energía necesaria para el funcionamiento de la fábrica, la cual tendrá 1.415 paneles, que evitarán la emisión del CO2 equivalente a la absorción de 1.027 árboles maduros.

La inversión del proyecto es de más de $1.000 millones y se espera que produzca energía suficiente para cubrir el 16 % de las necesidades de consumo energético.

Tomado de El Espectador