En los últimos años, en Colombia se han desarrollado iniciativas para fomentar el uso de combustibles limpios en el transporte particular, público y de carga a través de la conversión e importación de vehículos que operen con gas natural comprimido vehicular (GNCV).

La Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas) dio a conocer que a lo largo del territorio nacional existen más de 600 mil vehículos operando con GNCV, siendo la región Caribe una de las líderes en la implementación.

Con casi el 15 % del total de vehículos convertidos en el territorio nacional, la región se convierte en ejemplo y líder en la conversión y renovación de flotas de vehículos particulares, de servicio público y de carga, esto gracias a las oportunidades brindadas por compañías distribuidoras de gas natural como Gases del Caribe, que a través de incentivos económicos, precios competitivos en la tarifa del gas natural vehicular y prestación de un servicio de calidad les permite a los empresarios de la región adquirir nuevos automotores que funcionan con GNCV.

“Siempre hemos visto al gas natural como motor de desarrollo y protagonista de procesos de cambio y mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades a donde llegamos. Por eso seguimos respaldando proyectos en el transporte público y de carga pesada, que impactan en la calidad del aire de nuestras ciudades”, indicó Ramón Dávila Martínez, gerente de Gases del Caribe.

Entre los proyectos que se vienen de la mano de Gases del Caribe se encuentra la puesta en funcionamiento de 35 buses padrones Euro VI dedicados 100 % a gas natural al sistema de transporte público colectivo de la ciudad de Barranquilla. Esta flota de buses fue adquirida por las empresas de transporte público colectivo Alianza Sodis y Coolitoral.

Asimismo, la empresa de servicios públicos Triple A puso en funcionamiento para el aseo una nueva flota de 40 compactadoras de basura dedicadas 100 % a gas natural de última tecnología, que disminuyen en un 20 % las emisiones de CO2 con respecto a la flota anterior. Con la circulación de estos nuevos vehículos se contribuye a la calidad del aire de Barranquilla, evitando la emisión de 1.000 toneladas de CO2 al año, aproximadamente lo que equivale al trabajo de 71.430 árboles en el mismo período.

En el segmento de transporte de carga el gas natural sigue derribando mitos sobre su desempeño y rendimiento. A la fecha se han desarrollado varios proyectos para la adquisición de vehículos de carga pesada por parte de empresas de transporte del país. Es el caso de empresas como Transportadores Gandur Numa (TGN S. A.), que contará para 2021 dentro de su operación con un total de 51 tractocamiones dedicados 100 % a gas natural.

Por su parte, para finales del último trimestre de 2020 iniciaron operación los siguientes proyectos que se han desarrollado de la mano con compañías nacionales y multinacionales: Consorcio DIA: operación de 39 tractocamiones Sinotruk, que cubren la ruta Pozos Colorados-Mina Calenturitas para el abastecimiento de combustibles líquidos para su cliente Drummond.

OPL Carga: operación de 55 tractocamiones que operan en rutas nacionales. Ha consolidado la flota de tractocamiones con combustible limpio más grande del país, liderando la transformación del sector de transporte, uno de los mayores generadores de emisiones contaminantes, hacia altos estándares de sostenibilidad ambiental.

Incubadora Santander (Huevos Kike’s): operación de seis tractocamiones FAW dedicados a GNCV que cubrirán la ruta Caloto-Barranquilla.

Alpina: operación de los primeros seis camiones FAW CA4250. Cubre las rutas entre las plantas y centros de distribución ubicados en Sopó (Cundinamarca), Galapa (Atlántico) y Entrerríos (Antioquia), recorriendo el norte y centro del país.

Actualmente la región Caribe cuenta con 209 vehículos de transporte de carga y pasajeros, con motor 100 % dedicado a GNCV como resultado de la apuesta de empresarios de diferentes sectores, que priorizan en sus inversiones el ahorro y la mejora de la calidad del aire del país con combustibles limpios y que hoy cuentan con el respaldo posventa de la industria automotriz y del sector del gas natural para lograrlo.

Tomado de El Espectador