Desde 1949 se celebra el Día Mundial de la Energía con el objetivo de promover el uso eficiente de este recurso, incentivar el aprovechamiento de fuentes alternas y disminuir el uso de energías no renovables.

La mayor parte de la energía que se produce y consume en el mundo proviene de combustibles fósiles, especialmente del petróleo, lo que está generando un impacto negativo en el planeta. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD,la energía es uno de los mayores contribuyentes al cambio climático, al aportar cerca del 60 % de las emisiones de gases efecto invernadero.

Este es uno de los principales retos que enfrenta la humanidad, pero también es una oportunidad para reorientar el rumbo y futuro del planeta. Bogotá no es la excepción y desde ya trabaja de la mano con todos los sectores de la sociedad para lograr un cambio de hábitos que permita transitar hacia un modelo energético sostenible.

Te puede interesar 👉: Apagón ambiental, un respiro para el planeta.

Precisamente, la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia, como miembro de la junta directiva de C40, trabajará para que en la región se aborden temas claves sobre cómo generar e implementar energías renovables a través de estrategias nacionales e internacionales, y alianzas entre el sector público y privado, que permitan cumplir con este objetivo.

«Estar conectados a lo que sucede en el escenario global es la mejor manera de asegurar oportunidades de colaboración y cooperación para Bogotá», aseguró la secretaria de Ambiente el pasado octubre cuando fue nombrada miembro del comité directivo de C40.

El camino de la sostenibilidad lleva consigo mejores condiciones y calidad de vida para las personas y la transición energética puede traer beneficios ambientales y económicos en el mediano y largo plazo.

Con el cambio de hábitos y siguiendo estos consejos, los ciudadanos pueden contribuir a alcanzar la eficiencia energética y reducir el impacto negativo en el medioambiente:

  • Utilizar bombillos LED.
  • Apagar y desconectar los aparatos electrónicos cuando no estén en uso.
  • Cuando se renueven los electrodomésticos adquirir aquellos con características de eficiencia energética.
  • Ahorrar agua.
  • Aprovechar la luz natural al máximo en las actividades diarias.
  • Movilizarse de manera sostenible utilizando la bicicleta, transporte público o vehículos eléctricos.

La cooperación y unión de las principales ciudades de la región facilitarán la toma de decisiones para mejorar las condiciones medioambientales del continente.

Tomado de Alcaldía de Bogotá