Fortalecer el trabajo con asociaciones de recicladores es una de las metas de la empresa para 2021.

Nuestro país ha tomado la firme decisión de incrementar sus niveles de reciclaje como parte de una política pública consciente y coherente, la cual ha hecho que la participación de los recicladores de oficio, especialmente, y el interés de las empresas por fortalecer sus metas de aprovechamiento de materiales, como el plástico, sean cada vez mayores.

En este panorama, Veolia se convierte en un aliado de las industrias y el sector público en Colombia para que puedan alcanzar esos objetivos en cada proyecto de reciclaje que implementen.

Pero, antes de continuar, es necesario aclarar el concepto de aprovechamiento.

En esencia, el aprovechamiento es una alternativa de tratamiento de los residuos que busca que se haga un menor uso de los rellenos sanitarios, adoptando corrientes distintas de uso de materiales como papel, plástico vidrio, PET o metal, entre otros, para que puedan ser dispuestos de mejor manera y reintegrados a ciclos productivos en forma de materia prima.

Este concepto es muy importante para comprender el accionar de Veolia en Colombia.

“Somos una empresa que ofrece servicios municipales e industriales relacionados con agua, residuos y energía. En energía, nos enfocamos en temas de eficiencia energética mientras que, en agua, prestamos el servicio público de acueducto en algunos municipios de Colombia, y servicios de manejo de plantas, eficiencia y circularidad para las industrias”, indica Pamela Escobar, líder de Aprovechamiento de Veolia Holding.

Con respecto a los residuos, Veolia tiene enfoques municipales e industriales.

En lo industrial, adelanta la gestión e incineración de residuos peligrosos y la atención de plantas con base en la estrategia TWM (Total Waste Management o gestión total de residuos), además de otros servicios ambientales para la industria.

Así, se lleva a cabo una administración in house de los centros de acopio de las plantas industriales, gestionando internamente la recolección, el almacenamiento y la preparación de los diferentes residuos con el fin de aprovechar aquellos materiales susceptibles de transformación final y manejar adecuadamente los residuos peligrosos y los destinados a rellenos sanitarios.

“El año pasado logramos comercializar e incorporar a la cadena productiva cerca de 18.000 toneladas de material reciclado y tenemos la meta de crecer a tasas de dos dígitos en 2021. Creemos que podemos seguir haciendo crecer esos números, porque la posibilidad y la obligación existen”, afirma Jhon Jairo Martínez, director de Relaciones Institucionales y Regulación de Veolia.

En lo municipal, la empresa administra el servicio de aseo, específicamente, la recolección de residuos ordinarios, la administración de rellenos sanitarios y otros componentes.

“Actualmente, en aprovechamiento, Veolia presta en 36 municipios el servicio de aseo y maneja ocho rellenos sanitarios, además de la gestión de residuos ordinarios y materiales reciclados”, asegura Pamela Escobar.

Actualmente, Veolia efectúa aprovechamiento en Cartagena, Cúcuta, Aguachica, Bucaramanga, Barrancabermeja, Manizales, Tuluá, Palmira y Pasto junto con los recicladores de oficio.

Y son ellos un componente muy importante de toda la cadena de reciclaje de los residuos al efectuar su recolección y transporte a los ECA (Estaciones de Clasificación y Aprovechamiento), en donde Veolia puede acceder al material, en especial el plástico, para sus propios procesos de transformación.

Aquí es en donde adquiere una mayor importancia el Plan Recuperador Amigo, adelantado por Veolia en Colombia desde hace cinco años y con 2.000 recicladores vinculados en todo el país.

El director de Relaciones Institucionales y Regulación de Veolia, destaca que el Plan “promueve elementos logísticos y de bienestar para que los recicladores de oficio puedan adelantar de mejor manera su labor. Estamos comprometidos en apoyar su crecimiento, convencidos de que la labor que adelantan tiene un gran valor agregado”.

“En 2021 vamos a pasar de tener una relación individual con los recicladores de oficio para comenzar a trabajar con las asociaciones en tres pilares: comercial, técnico y social”, agrega la líder de Aprovechamiento de Veolia Holding.

El pilar comercial incluye la compra y venta de material aprovechable y el fortalecimiento de cadenas de valor de materiales de difícil reciclabilidad para generar mayor rentabilidad.

El técnico implica el fortalecimiento de las capacidades operativas de las asociaciones de recicladores de oficio, en especial en lo relacionado con la recolección, una de las grandes brechas de esta labor en el país.

Dignidad del reciclaje

Por último, el pilar social, de carácter estratégico, busca entender las necesidades de la población recicladora, que en Colombia asciende a 50.000 personas, con el fin de impactar positivamente su calidad de vida gracias a líneas de acción como el bienestar, la salud, la promoción y la prevención, y el reconocimiento de su labor, la dignificación del trabajo que adelanta y su importancia.

“Una de las verticales del Plan Recuperador Amigo es el apoyo logístico para que puedan adelantar su operación de manera más sencilla, económica y segura, con puntos de acopio que nosotros financiamos y la disposición de camiones de recolección para ayudarles en el desplazamiento de los residuos, por mencionar algunas acciones específicas”, manifiesta Jhon Jairo Martínez.

Otra vertical es el de la dignificación e inclusión social de los recicladores de oficio, que incluye comprarles los materiales a mejores precios de los que acostumbra el mercado, programas de bienestar social, entrega de dotaciones e identificación de problemas del núcleo familiar, por ejemplo.

Así, Veolia busca crearles mejores condiciones de trabajo, otorgándoles el debido reconocimiento por su importancia en un proceso que es fundamental para la sostenibilidad en Colombia.

Tomado de El Tiempo