El pasado 29 de diciembre, Colombia entregó ante las Naciones Unidas las nuevas metas para mitigar sus emisiones de gases de efecto invernadero y establecer su ruta de adaptación al cambio climático en cumplimiento del Acuerdo de París. Estas son algunas de las metas presentadas en el documento.

“¡Felicitaciones a Colombia por la presentación de sus NDC actualizados, con el compromiso de un nuevo e impresionante objetivo nacional de reducción de emisiones y con una excelente comunicación de adaptación!”, escribió Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc), la víspera de Año Nuevo en su cuenta de Twitter.

Las Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés), a las que hace referencia, son el núcleo del Acuerdo de París, que permitirán alcanzar sus objetivos a largo plazo. En otras palabras, son esos compromisos voluntarios de cada país, compuestos por acciones, objetivos, políticas y medidas que permitirán mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y establecer la ruta de adaptación al cambio climático.

A dos días de que finalizara el año, Colombia entregó ante la Cmnucc la nueva versión de sus compromisos actualizados, con miras al 2030, formando parte del pequeño grupo (setenta de los casi 200 Estados firmantes) que cumplió el compromiso adquirido en 2015 con la firma del Acuerdo de París. Con este, el país contribuye a la acción climática mundial según sus capacidades y necesidades.

El documento incorpora tres componentes fundamentales: adaptación al cambio climático, mitigación de GEI y medios de implementación (que se refieren a condiciones como financiamiento, creación de capacidades, tecnología e instrumentos para lograr el poner en marcha las acciones). Además, tiene unos principios rectores, como el de progresión y no retroceso; es decir, que las metas sean cada vez más ambiciosas.