La Superintendencia de Servicios Públicos, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres-Fondo para el Desarrollo Todos Somos Pazcífico y el Grupo Semana se unen para poner en marcha una campaña que busca concientizar a los colombianos sobre el buen uso de los servicios públicos.

Disminuir el impacto ambiental y cuidar el bolsillo de los colombianos es la recompensa del uso eficiente de los servicios públicos domiciliarios. Bajo esta premisa la Superintendencia de Servicios Públicos, el Banco Interamericano de Desarrollo -BID- el Fondo Todos Somos Pazcífico y el Grupo Semana se unen en una alianza pedagógica.

Ésta consiste en un ejercicio educativo y constructivo para impulsar el uso adecuado de los servicios públicos y la protección de los recursos naturales. Para ello se hará un material didáctico que contendrá mensajes y recomendaciones dirigidos a los niños, jóvenes y a adultos y que se publicará en la revista Semana y en Semana.com.

El mal uso de los servicios públicos es un grave problema que deja millonarias pérdidas. Las cifras de desperdicio de agua y luz, así como malas prácticas en el manejo de los residuos sólidos (que incluye el reciclaje) y de los sistemas de alcantarillado revelan que hay un gran reto para el Gobierno nacional, empresas prestadoras y especialmente para los usuarios.

En el país se desperdicia, en promedio, 41,1 por ciento del agua potable, según datos del Departamento Nacional de Planeación (DNP) generamos 11,5 millones de toneladas de basura al año. Por su parte, en materia eléctrica, reducir las pérdidas de energía es uno de los retos más apremiantes del sector. Particularmente, las pérdidas no técnicas, que son atribuidas a causas como el hurto a la falta de control sobre conexiones ilegales, han sido críticas en zonas como la Región Caribe.

Combatir el problema requiere del esfuerzo de todos los colombianos, con acciones sencillas como cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes, no regar las matas o limpiar el carro con manguera, apagar la luz al salir de la habitación, usar bombillos, aparatos hidrosanitarios y electrodomésticos de bajo consumo, tapar las ollas para que la cocción de los alimentos sea más rápida, y seguir el consejo de las 3R: reducir, reutilizar y reciclar.

Hacer un uso racional de estos servicios no solo mejora la economía familiar, sino que contribuye al medio ambiente. Basta con tomar un ejemplo: al ahorrar energía eléctrica se disminuye el consumo de combustible requerido para generarla, así como la emisión de gases contaminantes.

Para Natasha Avendaño García, superintendente de Servicios Públicos, gracias a esta alianza “desde la Superservicios estamos enfocando esfuerzos en mejorar el entendimiento de la importancia de los servicios públicos y de los recursos naturales. Podemos tener pedagogía y apostarle a ser muy educativos con las nuevas generaciones ya que en sus manos está no solamente el futuro del país sino el presente, pues son ellos, nuestros mejores maestros. Los niños toman conciencia de manera muy rápida de lo que requiere cuidado y nos dan un ejemplo que todos estamos llamados a mantener y a repetir”.

Resalta la superintendente la importancia de los servicios públicos en la adecuada realización de las actividades de nuestra vida diaria, y hace un llamado a ahorrar más en este momento de la pandemia de covid-19.

La alianza

Usar de manera racional los servicios públicos domiciliarios permite a las familias tener ahorros en su factura y genera un impacto ambiental positivo. “El reto está en saber cómo llegar a los usuarios para sensibilizarlos sobre la importancia de este tema. Por esto, trabajar de la mano de la Revista Semana, la Superintendencia de Servicios Públicos y el Fondo Todos Somos Pacífico será fundamental”, así lo considera Alexandra Planas, especialista Senior de la División de Energía del BID.

La alianza hace parte del compromiso del Banco Interamericano de Desarrollo de apoyar al Gobierno de Colombia para crear prácticas que promuevan un uso más eficiente y sostenible de la energía eléctrica en las casas de los colombianos. Desde el BID esta apuesta permitirá concientizar a las personas sobre este tema, así como lo han hecho con el Fondo de Energías No Convencionales y Gestión Eficiente de la Energía (FENOGE) en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en donde promueven la adopción de buenas prácticas y el recambio de equipos en hogares, comercios y edificaciones del sector oficial.

Mirada al Pacífico

La alianza tiene un componente que mira a las regiones a través del Fondo Todos Somos Pazcífico (de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres), que tiene el objetivo de llevar progreso y ayudar a generar infraestructura y programas de desarrollo al Pacífico, “una región tan importante para el país y que ha sido objeto de tantas dificultades sociales y económicas históricamente”, dice Avendaño.

Y dentro de las regiones colombianas, el Pacífico cuenta con especiales condiciones y prioridades para realizar obras de impacto y beneficio en temas como agua potable – saneamiento básico y energización rural. Las realidades social, económica y geográfica de esta zona deben ser tenidas en cuenta a la hora de hacer la planificación de los proyectos e inversiones.

“En nuestros proyectos, la riqueza étnica, cultural y ambiental de la región tiene gran importancia en la determinación de la necesidad, el diseño y la construcción de las obras, al ser ejes centrales y factores determinantes de la realidad del Pacífico. Es por ello, que cuando se habla de hacer consciencia sobre el uso adecuado de los servicios públicos, estos elementos también deben ser tenidos en cuenta. Es comprender la manera como los habitantes de la región interpretan y se relacionan con su realidad”, afirma Luz Amanda Pulido directora del Fondo para el Desarrollo del Plan Todos Somos Pazcífico FTSP.

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres UNGRD – FTSP cree que realizar acciones pedagógicas permiten a la comunidad interiorizar y volver parte de sus hábitos y costumbres el buen uso, manejo y práctica de los servicios públicos. “Las comunidades en Pacifico y en general en el país debemos tener claro que necesitamos beneficiarnos de los servicios públicos, con calidad y continuidad, pero que su uso racional es una responsabilidad de cada uno”, indicó Eduardo José González Angulo, Director General de la UNGRD.

El Grupo Semana, dentro de su compromiso ambiental y consciente de su capacidad comunicativa, se une en esta alianza pedagógica. Abrimos nuestras páginas y todos nuestros canales virtuales para multiplicar recomendaciones fáciles a seguir para cuidar los servicios públicos y por ende el medio ambiente.

Tomado de Semana