“Contamos con un sector que estaba preparado para una pandemia”, fue la frase con la que Camilo Sánchez, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones de Colombia (Andesco), dio ayer un parte de tranquilidad a los usuarios.

En el sector, cuyo peso fue de 6,3 % en el Producto Interno Bruto (PIB) de 2019, son conscientes de que los retos aún están en llegar a la totalidad de los territorios en el país. Lo anterior, teniendo en cuenta que, según expuso Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, la energía eléctrica va en una cobertura de 98,1 %, el acueducto está a 87 %, el alcantarillado en 74,4 %, el gas natural en 64,5 % y el internet apenas llega a 52 %.

De esta manera, la división entre territorios es notoria. Por ejemplo, si se tiene en cuenta que en términos de acceso público a energía eléctrica se ve que hay departamentos, como es el caso de Vichada, en los que la cobertura es solo de 38,7 %, según la Encuesta de Calidad de Vida expuesta por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), para cierre del año pasado.

En este sentido, Mejía indicó que, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para 2030 la meta que se tiene es que haya agua limpia y saneamiento y energía asequible y no contaminante para 100 % de la población.

Así, el cambio en la región que abarca a Antioquia es de 0,3 puntos porcentuales en energía y 3,8, en acueducto.

Unidad regional

Por ello, Gian Carlo Gerometta, presidente de la Federación Colombiana de Municipios, manifestó que se requiere de una mejor socialización, directamente con los líderes locales, para que los proyectos se concreten, ya que, según él, esta sería la razón por la que muchas iniciativas se truquen.

La propuesta de Didier Tavera, director ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos es que se debe gestionar una “coordinación armónica” en la que confluyan los esfuerzos a nivel central del sector público, con los del sector privado y las demás divisiones territoriales del país.

“Tenemos que hablarnos más, planear, hacer diálogo con la comunidad y empresariado y dejar fuera el populismo”, agregó Tavera.

Entre otras iniciativas para trabajar de esta manera, ambos destacaron la de la llegada de la tecnología a los municipios de quinta y sexta generación, con el fin de que Colombia sea, cada vez más, un país más competitivo, desde los servicios que garantiza.

Tomado de El Colombiano