Ya pasaron tres meses desde que Juan Diego Flórez fuera nombrado como gerente general de Emcali y desde ya comienza a revelar sus cartas frente a lo que será la compañía bajo su mando: planea una triangulación de un préstamo por $1 billón, cambiará el objeto social de la empresa y busca invertir $25.000 millones en la expansión de la fibra óptica de Emcali para atraer clientes. ¿Cómo lo logrará?. Aquí los detalles.

Gerente, ¿cómo encontró Emcali?

La compañía tiene solidez en muchos procesos, un talento humano comprometido, pero con una gran cantidad de decisiones que no se han tomado. La primera decisión estratégica es actualizar y fortalecer el objeto social de Emcali, que desde hace 21 años no se ha renovado.

¿Para qué cambiar el objeto social de Emcali y en qué sirve esa decisión en términos prácticos?

Toda la normatividad en servicios públicos cambió en los últimos años por la influencia de las nuevas tecnologías. Cambiar el objeto social le abre la posibilidad a Emcali de incursionar en nuevos negocios.

Nosotros quisiéramos que en esta modificación —que claramente es en fortalecimiento y nunca en detrimento de lo existente—, podamos anclar negocios como el de las basura, el gas o incluso iniciativas comerciales que permite la ley y que deberíamos tenerlas en nuestro objeto social para que en los próximos 30 años podamos tener la mesa servida y permitir el anclaje de nuevas propuestas, negocios y desarrollos de proyectos que le den a esta empresa una solidez financiera mayor, así como tener la posibilidad de crecer en sus ingresos, sin depender solo de los negocios de telecomunicaciones, acueducto y energía.

¿El alumbrado público también entraría en esos negocios?

Posiblemente también podríamos atraer el alumbrado público, así como el negocio de recolección de basuras y de gas para permitir unos negocios de tipo comercial, pero que estén enmarcados en nuestro propósito, que son los servicios públicos.

¿En qué otros negocios incursionará Emcali con este cambio?

Electrodomésticos de bajo costo para nuestros usuarios con financiación de Emcali, mayor accesibilidad a equipos y conectividad para nuestros clientes, la posibilidad de tener una nueva orientación en términos de entretenimiento, entendiendo que la televisión viene cambiando vertiginosamente.

¿Y cuándo van a llevar a cabo todo ese proceso?

Lo vamos a hacer de cara a la junta directiva, a las organizaciones sindicales, al Concejo para que no sea un proceso que se mal interprete.

¿Entonces, cuál va a ser el nuevo objeto social de la compañía?

Contratamos al abogado que escribió inicialmente la Ley 142 y es asesor en los temas regulatorios y empresariales de servicios públicos. Es el mejor del país. Lo que le hemos pedido es revisar cuáles autorizaciones de la Ley 142 no tiene Emcali y que las podamos hacer. Primera: quisiéramos tener la posibilidad de desarrollar el servicio de recolección de basuras, porque el próximo año se vence este tema, quisiéramos tener la posibilidad de tener una aliado nuevo en gas para entrar a masificar el servicio donde no lo hay, quisiéramos tener más estrategias comerciales.

¿Cuándo planean presentar esta iniciativa al Concejo Municipal?

Quisiéramos transitarlo para las sesiones ordinarias de final de año.
Frente al componente de Telecomunicaciones, ¿sabe a cuánto ascienden las pérdidas que ha tenido este primer semestre del año?
Emcali lleva ocho años sin hacer ninguna inversión en infraestructura de telecomunicaciones.

Es muy difícil tener más clientes e ingresos si no le inviertes un peso a este componente. Sistemáticamente, se dejó de invertir en la extensión de la red de fibra óptica, teniendo Cali una muy buena matriz de red por la ciudad, pero no les llega a los usuarios.

Por eso la gente llama y pide un servicio, pero le decimos “no tenemos cobertura de ese tipo”. Para eso este año pensamos adjudicar una licitación por $25.000 millones, que significa la extensión de siete nuevas centrales de fibra óptica y la posibilidad de conectar 35.000 usuarios nuevos.

Esta estrategia va enfocada a sectores residenciales del Sur, unidades residenciales que tienen un gran potencial de expansión, ya que conectar a una unidad que tiene 300 o 600 apartamentos nos resulta mucho más fácil que conectar casa por casa.

Esta estrategia también irá enfocada a sectores empresariales. Uno de nuestros propósitos es que Telecomunicaciones les venda servicios a otras empresas y por eso vamos a migrar a almacenamiento en la nube en Amazon Web Services con el fin de que nosotros podamos ser también un proveedor de este servicio y venderles almacenamiento a otras empresas, así como soluciones de datos al sector empresarial.

¿Y cuándo espera recuperar esta inversión de capital?

La tasa interna de retorno está calculada entre el 11 % y el 13 %. Creemos que el poblamiento se desarrolle en más o menos cuatro o cinco meses, después de instaladas.

Es un proyecto de impacto y de corto tiempo, además de eso, la red de fibra óptica que Emcali ya tiene instalada está utilizada en un 40 %, por lo que vamos a hacer un esfuerzo comercial en el que ya tenemos infraestructura desplegada.

No todos estos usuarios nos compran a nosotros, pero ya tenemos infraestructura instalada, solo sería conectarlos. La idea es que en este último trimestre se haga un gran esfuerzo y para eso hemos equiparado los precios de los planes para que sean competitivos con nuestros competidores y podamos nosotros atraer más clientes.

Gerente, pero no me respondió, de cuánto es el acumulado de pérdidas de Telecomunicaciones…

Entre $40.000 y $43.000 millones.

Cambiando de tema, ¿cómo va el proyecto de la granja solar, son pajaritos en el aire o será una realidad?

Nos hemos reunido con varias empresas grandes del sector de energías renovables, tenemos ofrecimientos por parte de algunas de ellas para que la capacidad instalada que vienen desarrollando sea comprada por Emcali en un modelo que se llama el contrato BOT (build, operate and transfer por sus siglas en inglés), que significa que el privado construye la planta, la opera por determinado número de años y al final de un periodo se la da a Emcali como activo.

Solo comprándole su energía, quisiéramos quedarnos con 10 o 12 plantas de energía solar el próximo año para poderlas tener como activos nuestros en un contrato de compra de energía y que al final de un periodo de tiempo — entre 10 o 15 años— ese bien pase a propiedad de Emcali para que la entidad lo siga operando por más o menos 10 o 15 años más.

Eso dependerá de las condiciones tecnológicas dentro de 10 años para repontenciar los paneles o para repontenciar los inversores que son propios del negocio y seguir nosotros con ese activo generando energía.

No importa si esas plantas están ubicadas en el Valle del Cauca, recuerde que el sistema interconectado nacional permite que uno tenga una planta ubicada en otra zona donde haya mejor radiación solar, luminosidad y que esa energía ingrese al sistema interconectado nacional y llegue hasta a Cali para poder ser vendida.

¿Emcali proyecta endeudarse?

Tenemos dos líneas de crédito que quisiéramos explorar. La primera tiene como objetivo atender el problema de financiación del covid. Este año ha sido muy difícil para todas la empresas de servicios públicos porque han visto reducida su caja, el incremento de la cartera puede ser más o menos en un 15 %.

Hemos financiado 217.000 usuarios de manera directa por más o menos $53.000 millones, pero $53.000 millones de una caja de $762.000 millones, que es el promedio de Emcali, no es una cifra aterradora.

Vamos a tramitar un crédito en papeles para tenerlo disponible por si lo necesitamos, nuestra intención es no utilizarlo, pero será nuestra salvaguarda. Segundo: pensamos que la inversión de los recursos para los temas de acueducto y alcantarillado con Conpes 3858 —El billón de pesos que Emcali debe a la Nación—, podría mejorar.

Por eso socializamos con la Bancada Parlamentaria, MinVivienda, Hacienda Nacional y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) la posibilidad de tomar un crédito en este momento más o menos por $1 billón, hacer una planeación completa de las necesidades de la ciudad que son de gran calibre —las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales del Sur, el acueducto del Sur, la reposición de redes, la extensión para Yumbo— proyectos estratégicos tanto para el crecimiento de la ciudad como de la empresa, y cómo el Gobierno ya tiene a través del Conpes la garantía de que vamos a pagar —porque nosotros todos los años le pagamos al Gobierno— le hemos pedido que nos dé garantía soberana para tomar el crédito y que el Gobierno Nacional, en vez de devolverle la plata a Emcali, año a año, le pague el crédito al BID.

Es una triangulación que permitiría desatar la inversión muy rápido en un tema de reactivación económica y permitiría hacer los proyectos estratégicos de gran escala. No quisiéramos gastarnos esa plata en proyectos pequeños que sean una tienda de mecato.

Tomado de El País