Ante algunos reclamos ciudadanos frente al valor de las facturas de servicios, éstas corresponden a un porcentaje muy bajo (menos de cien mil) con respecto al total de la facturación del país, (42 millones de facturas/mes). Las empresas están priorizando su revisión y corregir cuando sea del caso, por lo cual han habilitado canales presenciales y digitales. Las últimas facturas recibidas corresponden a consumos y normativas anteriores a la emergencia.

 

Con el aislamiento preventivo obligatorio se incrementaron inevitablemente los consumos residenciales en los distintos servicios con valores que superan el 25% dependiendo del servicio y la región, lo cual implicó un mayor valor a pagar.

 

Ha habido cambios importantes en las normativas promulgadas por las autoridades y esto conllevó ajustes en los sistemas de facturación que se verán reflejadas en las facturaciones siguientes.

 

En los servicios de acueducto, alcantarillado, aseo, energía eléctrica y gas natural a los usuarios de estratos 1 y 2 que no puedan pagar sus facturas, se diferirá en 36 cuotas mensuales, sin intereses. En los estratos 3 y 4, si hay dificultad de pago, se diferirá en 24 meses con tasas de interés debidamente reguladas.

Para energía y gas hay una opción tarifaria donde los incrementos que superen el 3%, de manera automática diferirán los pagos y se podrá ofrecer un descuento de hasta del 10% sobre parte del valor asociado al consumo de ese periodo por pago oportuno para los estratos 1 y 2. En acueducto, alcantarillado y aseo, se podrán ofrecer incentivos para quienes paguen oportunamente las facturas a su cargo durante este periodo. En acueducto y alcantarillado las tarifas estarán congeladas en la emergencia. En TIC para planes inferiores a $71.214 no se cobrará IVA y 30 días adicionales para el pago; todos los planes tienen 200 mensajes de texto y acceso gratuito a páginas web definidas por el Gobierno. En todos los servicios se otorgaron beneficios importantes.

 

Las empresas han reconectado gratuitamente los servicios suspendidos: 260 mil familias en agua, 90 mil hogares en energía y 30 mil más en gas natural.

 

Es fundamental el uso responsable de los servicios, si no se quiere pagar de más. En este primer trimestre del año, los embalses del país estuvieron en niveles por debajo del 50%, acentuándose en marzo a valores cercanos al 30%, lo que exigió que se generara con termoelectricidad para evitar riesgos de desabastecimiento de energía, lo que implicó comprar la misma en la Bolsa a un mayor valor en ese periodo y conllevó al incremento del valor de la factura. Invitamos a privilegiar el uso de la luz y ventilación naturales y utilizar los electrodomésticos en los momentos indispensables. En TIC, no consumir datos para entretenimiento, en horas destinadas a trabajo y estudio, para no saturar las redes. Además, revisar continuamente los estados de las llaves de los lavamanos y controlar fugas.

 

Los servicios públicos y telecomunicaciones han sido prestados adecuadamente, y es necesario pagarlos para no arriesgar su prestación en estos momentos de aislamiento, ya que son los invitados de honor en los hogares.

 

Artículo de opinión: Camilo Sánchez, Presidente de Andesco