Camilo Sánchez dijo que con esta decisión se pone en riesgo la prestación de los servicios para los ciudadanos.

Debido al anuncio de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, sobre que la ciudad suspenderá el pago de los servicios públicos para todos los estratos entre el 20 de marzo y el 20 de abril, el presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones (Andesco), Camilo Sánchez, aseguró que  la mandataria no puede tomar tal medida.

Según Sánchez, esa decisión le correspondería a la Presidencia y, además, en caso de anunciarse este tipo de acciones se deben especificar de dónde vendrán los recursos para mantener el funcionamiento de las empresas prestadoras del servicio.

«No se puede dar de manera gratuita los servicios y mucho menos decir que se van a dejar de pagar sin decir de dónde vendrán los recursos en un momento determinado. La coordinación en Colombia está en cabeza del Presidente y es él quien debe dar estas noticias, si se van a dar y tendría que explicar todo lo que viene a continuación», manifestó Sánchez.

El dirigente gremial aseguró además que ya se establecieron los canales de comunicación con Presidencia para que se realice el proceso de la mejor manera y se hagan las aclaraciones pertinentes al caso. Además, resaltó que la Contraloría General de la Nación deberá tomar cartas en el asunto y que tienen la posibilidad de preguntar a alcaldes y gobernadores de qué manera, bajo qué parámetros van a actuar y de donde sacarán los recursos para llevar a cabo las decisiones que tomen en los diferentes temas.

«Esta es una decisión que solo puede tomar el Presidente y la Contraloría debe tomar cartas en el asunto porque lo que dice la Constitución es que no se pueden tomar estas decisiones y si se van a tomar en cuanto a no cobrar algo se debe decir de dónde van a salir los recursos y cómo se va a sostener el servicio. Eso se hizo para evitar que se haga populismo y que con esto se ponga en riesgo la prestación de los servicios», sentenció el presidente de Andesco.

Peso a todo ello, Sánchez también aseguró que están comprometidos con el manejo de la contingencia ya que «todos ponen» en el proceso y, de tomarse tal medida, debe asegurarse que existan los recursos de capital de trabajo para las empresas a fin de evitar detrimentos en el servicio al que actualmente las empresas le prestan de manera comprometida.

«Lo que se está buscando es que se pueda tener un momento donde el gobierno nacional de los recursos necesarios donde se pongan unos mínimos que tengamos de subsistencia y de esa manera ayudar a que los más pobres puedan tener la seguridad de los que podamos ofrecerles unas alternativas. Sin embargo, si se llega a tomar una decisión arbitraria ponemos en riesgo la seguridad del país que en este momento está tranquilo porque siente que los servicios públicos están en su casa».

Agregó que se están haciendo conversaciones con el presidente y los ministros para tomar decisiones en conjunto teniendo en cuenta la seguridad financiera de las empresas. Finalizó diciendo que «está claro que la solidaridad es absoluta en nuestras empresas, están poniendo al máximo sin especular con los precios y dando la oportunidad de que todos tengamos los servicios».

Tomado de La República