Pero más allá de contar con un plan, el seguimiento y la participación deben ser claves para cumplir con las políticas pactadas.

Hay quienes afirman que los grandes retos de las compañías se concentran en la productividad y la rentabilidad. No obstante, el mayor desafío que tienen las organizaciones en la nueva era es ser socialmente responsables y lograr integrar esa visión con cada uno de sus proyectos y cadenas de valor.

Pero más allá de contar con un plan, que contenga un sinfín de utopías, la ejecución, seguimiento y participación deben ser claves para cumplir con las políticas pactadas.

Con lo anterior, para fortalecer los planes de RSE o sostenibilidad que se tengan dentro de las organizaciones, LR le presenta cinco recomendaciones para tener en cuenta.

Tener claro el compromiso social. Si bien el mundo sigue cambiando a pasos agigantados y las necesidades cambian, las compañías no pueden quedarse atrás en materia de responsabilidad social.

De acuerdo con Juan Carlos Herrera, socio y gerente de Creo, empresa dedicada a temas de sostenibilidad empresarial,  a la hora de fortalecer un plan de responsabilidad, se debe redefinir el enfoque que tenga la compañía hasta el momento, ya que «muchas empresas a lo largo de sus planes han dado el salto de RSE al compromiso de sostenibilidad y no lo tienen claro».

Es decir,  las compañías ya deben tener claro si están cuidando los recursos o  si, por el contrario, están creando nuevas alternativas de recursos; si tienen buenas prácticas o si están implementando prácticas transformadoras.  Lo anterior, no solo lo llevará a crecer con las necesidades actuales, si no también al segundo punto.

Establecer nuevas metas a corto, mediano y largo plazo.  Luego de tener establecido el rumbo de la empresa (ya sea en materia de RSE o sostenibilidad) el paso a seguir es construir las metas a corto, mediano y largo plazo. Tenga en cuenta que con las necesidades actuales es probable que su empresa ya tenga identificada nuevos proyectos.

Por ejemplo, hay empresas que por años se dedicaron a reciclar botellas de plástico y que hoy por hoy su meta es erradicar el plástico de un solo uso.

LOS CONTRASTES

PABLO MONTOYA DÁVILA

JEFE DE SOSTENIBILIDAD DEL GRUPO ÉXITO

«Cuando se tiene una buena estrategia, se define un plan, y un plan básicamente lo que permite es saber cuál es la ruta a la que debemos llegar».

Nuevas oportunidades para la sociedad sin descuidar la visión.  Otro de lo puntos que se deben tener en cuenta a la hora de fortalecer un plan de RSE o sostenibilidad es destacar las nuevas oportunidades sin descuidar la  visión de la empresa y  a la sociedad.

Gustavo Yepes, director de gestión y RSE de la Universidad Externado de Colombia, explicó que a la hora de cumplir o fortalecer un plan con nuevas metas no se puede dejar de lado la visión y la misión de la compañía.

«Es importante establecer los impulsos de cambio, pensar si los planes establecidos son rentabilidad , si se pueden calcular y cuáles serán los resultados a futuros que comprometan a la empresa y a la sociedad», agregó.

Tenga un área que se encargue del seguimiento. Contar con un área o con personal capacitado para realizar un seguimiento y cumplir con los planes de responsabilidad es una buena forma de fortalecer los proyectos de Responsabilidad Social o de sostenibilidad. Este área debe estar en constante comunicación con las directivas de la empresa y presentar la gestión de su trabajo.

Involucrar a toda la compañía en cada uno de sus programas. Por último, los expertos recomiendan que a la hora de fortalecer los programas,  los diferentes departamentos que conforman las organizaciones participen del trabajo social o de sostenibilidad. Esto con el fin de involucrar a toda la compañía en los diferentes proyectos.

¿Qué dicen los expertos de las evaluaciones ?
Pablo Montoya Dávila, Jefe de Sostenibilidad Grupo Éxito, explicó que existen distintas formas de evaluar un plan de sostenibilidad,  ya que hay puntos que comprometen temas técnicos como, por ejemplo,  la medición de la huella de carbono.  Sin embargo, destacó Montoya,  con el tiempo la compañía va definiendo en su plan «indicadores asociados de manera cuantitativa y de manera cualitativa para garantizar que la gestión de la compañía
está cumpliendo los estándares y procedimientos integrales».

«Entendiendo que la sostenibilidad no es un punto de llegada persé, es un camino que me permite una mejora continua y que en la medida que voy evolucionando tendré que ser capaz de irnos reinventando y al mismo tiempo ir escuchando a nuestros grupos de interés para seguir definiendo nuevas metas futuras y promover al interior de la compañía.  La innovación que nos permite ser una organización que promueve el desarrollo sostenible que en el caso nuestro, es el único que entendemos como el viable», agregó.

 

Johana Lorduy

La República