El gasto por alcantarillado tuvo un aumento del 18,98 %, superando, el aumento en el país. 

De todos los servicios públicos que paga la ciudadanía en Cali, el que tuvo más incremento fue el del alcantarillado. Ese aumento correspondió a enero y octubre pasados con el 18,98 por ciento.

Pero Cali superó el índice nacional en costos por dicho servicio, pues el incremento en el país fue del 10,11 por ciento en ese mismo lapso de este año.

El pago que hacen los usuarios del acueducto en la ciudad también aumentó y está por encima del país en un punto porcentual. No obstante, en energía, el gasto está casi parejo, pero la capital vallecaucana volvió y superó en gastos la cifra nacional. El aumento por el servicio de electricidad en Cali fue del 3,54 por ciento frente al 3,32 por ciento de toda Colombia.

Este panorama sale de un informe del programa ‘Cali Cómo Vamos’, con datos recopilados del Departamento Nacional de Estadística (Dane).

En ese pago de la energía hasta octubre se incluyó el cobro en ese mes de una sobretasa de 4 pesos por cada kilovatio hora para los usuarios pertenecientes a los estratos 4, 5 y 6 en todo el territorio nacional, además de los usuarios comerciales e industriales y los no regulados.

Este cobro fue aprobado dentro del Plan Nacional de Desarrollo y representa el pago de 1.000 pesos al mes en la factura mensual de los residenciales.

Según la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, el incremento promedio en la factura es de 680 pesos para el estrato 4.

En cuanto a la población del estrato 5 debe sacar de su bolsillo 800 pesos de más y los del estrato 6, unos 1.100.

Pero sumando los tres años del tributo hasta el 31 de diciembre de 2022, los caleños deberán pagar 19.575 millones de pesos, por lo que veedores siguen rechazando el pago, como lo han venido haciendo los congresistas Alexánder López y Jorge Robledo, del Polo Democrático, que demandaron el cobro por “cuenta de la corrupción y malos manejos de las entidades intervenidas”.

Con este tributo, el Gobierno Nacional espera garantizar la prestación del servicio de Electricaribe, pero también de Emcartago.

Ambos senadores siguen rechazando el artículo 313 del Plan Nacional de Desarrollo. Según los congresistas, este artículo permitiría que “la clase media y el mercado no regulado pague la corrupción de Electricaribe, a través de un impuesto inconstitucional”.

De acuerdo con López y Robledo, “la norma viola el principio de Legalidad Tributaria, que exige la certeza de los tributos en cuanto a cada uno de sus componentes esenciales. Uno de los requisitos para que un tributo sea considerado tasa o sobretasa es la retribución del servicio prestado, este cobro no genera ningún tipo de retribución por el servicio de energía a todos los sujetos pasivos que se mencionan”.

Anotaron que “de ahí, que la norma demandada no pueda considerarse como una sobretasa, sino como un impuesto ya que en los impuestos, generalmente, el contribuyente no recibe ninguna contraprestación por parte del Estado. En el caso del cobro a las personas de los estratos 4, 5 y 6, y los usuarios comerciales e industriales, el hecho generador que lo sustenta, observa la capacidad económica del contribuyente”. Agregaron que se cobran sin distinción a todo ciudadano que realice el hecho generador basados en esa capacidad económica. “Como ocurre en el territorio colombiano, su pago no es opcional, por cuanto siempre es una empresa la que tiene en el municipio el monopolio de la prestación del servicio de energía eléctrica”, sostuvieron.

El aumento en el pago de los servicios públicos en Cali entre enero y octubre sobresale, al tiempo que se destaca que alimentos y bebidas no alcohólicas, además de licores, tabaco y gastos en educación tuvieron los mayores incrementos de precios en ese período de 2019 (9,51 por ciento, 6,40 y 5,12, respectivamente).

Pero los pagos por alimentos como el plátano, la zanahoria y la papa están por encima de los del alcantarillado en Cali. Según el informe de ‘Cali Cómo Vamos’, el plátano tuvo un incremento en estos 10 meses del año de un 38,09 por ciento; el aumento de la zanahoria fue del 37,74 por ciento; y el de la papa, del 28,81 por ciento. El aumento del tomate fue del 15,58, seguido por las moras, del 14,94.

 

El Tiempo