Es una paradoja que Colombia, siendo, según muchos, una potencia hídrica, sufra de escasez del preciado líquido.

Resultado de imagen para el portafolio periodico

Leí hace poco una frase anónima: “El mundo está lleno de gente que quiere recoger frutos de árboles que nunca sembró”. Lo mismo nos pasa con el agua, aspiramos a tenerla y no la cosechamos, olvidamos que el cambio climático llegó para quedarse y que debemos ser más insistentes en el uso eficiente de energía y agua. Por eso, desde Andesco, junto con Ariel Armel, presidente de la Confederación Colombiana de Consumidores, estamos promoviendo el proyecto de reforestación y creación de bosques para que haya uno en todos los municipios del país, una iniciativa que ya cuenta con la acogida de alcaldes, congresistas y ambientalistas, que saben que este tema no tiene color político y que es clave para garantizar la sostenibilidad de los recursos para las próximas generaciones.

Con el susto por el fenómeno de ‘El Niño’, que afortunadamente no ha tenido los efectos anunciados, reflexionamos sobre la paradoja de que Colombia siendo, según muchos, una potencia hídrica, sufra de escasez del preciado líquido. De acuerdo con el Estudio Nacional de Agua, más de 390 municipios sufrieron episodios de desabastecimiento del líquido para consumo humano recientemente, hecho que evidencia que aún queda mucho por hacer.

Por lo anterior, buscamos responsables en todos lados: gobernantes, autoridades ambientales, agricultores, prestadores de servicios públicos, mineros, pero muy pocas veces escuchamos que todos somos responsables y que las soluciones implican alianzas efectivas. Para recoger hay que cosechar. Por ello, la iniciativa Coalición Agua para Colombia hay que impulsarla de manera especial, fortaleciendo la gobernanza del recurso hídrico en las 15 principales cuencas del país que representan el 48% del PIB nacional y que albergan casi la mitad de la población (43%). Esta coalición, la cual represento a través de Andesco desde el enfoque del sector privado, busca contribuir al desarrollo sostenible del país, mejorar la capacidad de mitigación y adaptación al cambio climático y propender por garantizar la seguridad hídrica a más de 22 millones de personas, a través de los Fondos de Agua, entre otros objetivos medibles y de impacto.

Esta coalición es coliderada por el Ministerio de Ambiente y un grupo promotor multisectorial, conformado por The Nature Conservancy, la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua, la industria, el sector financiero, la sociedad civil y organismos no gubernamentales. La respuesta más común de los gobiernos a los retos de seguridad hídrica es invertir en infraestructura gris, pero, individualmente, contribuyen relativamente poco a mejorar o mantener las condiciones saludables de las fuentes de donde se obtiene el agua. La infraestructura natural es una solución de relativo bajo costo y con el paso del tiempo genera mejores resultados. Acciones como la reforestación, la regeneración de bosques y ecosistemas naturales, y la protección de las laderas de los ríos, contribuyen de forma efectiva a retener sedimentos y mejorar la calidad del agua.

En el contexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible esta coalición es un esfuerzo que suma al acceso universal al agua, la generación de alianzas, la protección de los ecosistemas acuáticos y terrestres y a la conservación y reforestación de bosques, tan indispensables para mitigar el cambio climático y adaptarse a este, temas prioritarios de los gobiernos de avanzada del mundo. Diría sabiamente Winston Churchill: si estamos juntos no hay nada imposible, si estamos divididos todo fallará.

Camilo Sánchez Ortega
Presidente Andesco
camilo.sanchez@andesco.org.co

 

Tomado de El Portafolio