Friday, December 15, 2017

BoletinEPM2017Ago

 

Energía Prepago, 10 años contribuyendo a
la calidad de vida de las familias antioqueñas

  • El programa tiene en la actualidad más de 227.000 clientes en toda Antioquia, de los cuales cerca de 112.000 son de Medellín
  • Ha permitido a la empresa adaptarse a la manera en que los usuarios reciben sus ingresos
  • EPM es pionera en este tipo de iniciativas de innovación social, que busca que más personas puedan acceder a servicios públicos de calidad


Energía Prepago, el innovador programa de EPM que ofrece energía bajo la modalidad de pago anticipado a quienes por condiciones de morosidad no tienen acceso al servicio, cumple 10 de años de contribuir a mejorar la calidad de vida de miles de familias en condición de vulnerabilidad económica en Antioquia.

El programa de Energía Prepago dio sus primeros pasos en febrero de 2005, cuando EPM inició un proyecto piloto con 92 familias de bajos recursos económicos de Medellín. Con ellos la empresa evaluó el grado de aceptación, hábitos de consumo y comportamiento frente a esta opción, que desde su nacimiento buscó incentivar la conciencia del consumo responsable por parte de los usuarios.

Tras una amplia aceptación de las familias que tomaron parte del piloto, la Junta Directiva de EPM aprobó la masificación de la opción de Energía Prepago, dando vía libre a la adquisición de medidores residenciales que permitieron implementarla a partir de julio de 2007.

Dora Alzate, una de las fundadoras del barrio Santo Domingo de Medellín, hace parte de las pioneras de Energía Prepago. “Para nosotros era una agonía ver el carro de las Empresas, porque sabía que venían a cortar la luz. Desde que nos pusieron Energía Prepago está uno tranquilo, porque con $3.000 me venden la energía. Es un servicio maravilloso”, dice.

El Gerente General de EPM, Jorge Londoño De la Cuesta, destaca que “el programa de Energía Prepago ha contribuido a construir una cultura de la legalidad de los servicios públicos, y ha incentivado el uso responsable de la energía, porque la gente consume de acuerdo con sus posibilidades sin afectar la economía del hogar”.

William Parra, quien tiene un negocio familiar en inmediaciones del estadio Atanasio Girardot, en el que usa Energía Prepago, opina que esta solución “es novedosa, chévere, porque uno puede llevar el control de lo que está consumiendo”.

Más cerca del corazón de la gente

En 2010, cuando el servicio de Energía Prepago ya era disfrutado por más de 60.000 hogares en Antioquia, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), resaltó esta oferta como una estrategia para superar la pobreza y la exclusión social. Y los usuarios lo valoran. “Desde que tengo Energía Prepago no debo financiar deudas, porque me mantengo al día con el servicio y administro el consumo de la familia”, afirma Dora Alzate.

En esta década de Energía Prepago se han vinculado más de 232.000 hogares. Hoy, cerca de 227.000 clientes están activos en este esquema. El Valle de Aburrá tiene el mayor número de usuarios, con 156.000, de los cuales cerca de 112.000 son de Medellín.  En otros municipios de Antioquia hay 71.000 usuarios, siendo el municipio de Turbo, en Urabá, el que cuenta con la mayor cantidad de clientes, con 14.500.

Más canales de atención

Para mayor comodidad de la gente y para garantizar la continuidad del servicio, los usuarios de Energía Prepago tienen múltiples opciones para hacer las recargas. Desde canales presenciales en 11.000 puntos de Gana, 8.500 de Comercial Card, 9.000 de GTECH Red Vía Baloto, 50 de Cotrafa, 25 de Coofinep y 155 Oficinas de Atención al Cliente de EPM; pasando por Precargas que permiten adelantar una carga de $2.000 a través de un punto Gana, o por medio de un mensaje de texto desde un celular Tigo, Claro o Movistar y pagarlos en su próxima recarga; hasta Microcargas en 5.400 teléfonos públicos de UNE, con valores que oscilan entre $1.500 y $3.000.

En promedio un usuario de Energía Prepago hace seis recargas al mes, cada una por un valor de $ 5.500 pesos. Cenobia Gaviria Ocampo, habitante del barrio Popular de Medellín, indica que habitualmente recarga con $25.000. Así, “siempre cuento con el servicio de energía. Puedo recargar por celular o con monedas en los teléfonos públicos, entre otras opciones. Uno no se vara”, opina.

En la actualidad, Energía Prepago tiene usuarios en todos los estratos socioeconómicos. Para acceder a este programa, el cliente debe tener siete cuentas vencidas (siete meses) en el servicio de energía o 150 días discontinuos de suspensión del servicio de energía.

Para solicitarlo, la gente puede llamar a la Línea de Atención al Cliente de EPM 44 44 115 o acercarse a una de las 155 Oficinas de Atención al Cliente en toda Antioquia. Tras ello, se hace una visita con gestores sociales y, de cumplir con los requisitos, se procede a la instalación del medidor y a la capacitación en el manejo del sistema.

Es importante destacar que el medidor prepago se entrega en comodato y sin costo para el usuario. La conexión también es gratuita. Adicionalmente, la deuda de la cuenta de energía se financia a cero intereses y por término indefinido y, en cada recarga, el 10% del valor se destina al abono de la deuda.

Con Energía Prepago, EPM avanza en su ruta de ofrecer alternativas que se adapten a las necesidades y condiciones de la comunidad, en su propósito de estar más cerca del corazón de la gente con servicios públicos de calidad, que contribuyen al bienestar y al desarrollo.

BoletinEPM2017AgoFoot

 

Comparta esta Información en:

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn